Luigi Colani

Luigi Colani

Luigi Colani. Escultor, pintor, ingeniero, urbanista, diseñador industrial y técnico.

Luigi Colani (1928, Berlín, Alemania) es un diseñador industrial de madre polaca y de ascendencia kurda por parte de padre.

A pesar de los orígenes kurdos de su padre -que trabajó como arquitecto de cine- su progenitor nació en Madulain (cerca de St. Moritz, en el este de Suiza).

Los diseños de Luigi Colani -poco convencionales- lo han convertido en un diseñador famoso en todo el mundo, no sólo en los círculos de su profesión, sino también entre el público general.

Sería interminable mencionar los sectores y materias en los que Colani ha participado y demostrado su creatividad, sobre todo en el sector de la automoción.

En 1946 Luigi Colani estudió escultura y pintura en la Academia de las Artes de Berlín, y en 1948 realizó un curso de aerodinámica en La Sorbona de París.

Después de que en 1952 completara sus estudios en ésta Universidad, en 1953 se fue a California donde fue jefe -como experto en aerodinámica- del grupo de Proyectos de nuevos materiales en McDonnell Douglas.

Pero realmente su amplia carrera comenzó un año después cuando regresó a Europa, donde formó uno de los equipos más exitosos de Alemania diseñando automóviles para compañías como Fiat; Alpha Romeo; Lancia; Volkswagen y BMW.

Ese mismo año recibió en Ginebra (Suiza) el premio internacional Golden Rose (1954) por el diseño para la carrocería especial de Fiat.

Nacido como Lutz Colani, en 1957 dejó de utilizar su nombre de pila (Lutz) y a partir de ese año se hará llamar Luigi.

En 1958, realiza el diseño de un catamarán de carreras que fue un éxito en Hawai, y al año siguiente (1959) presentó el primer automóvil deportivo monocasco del mundo: el BMW 700.

Y en 1960 presentó el primer coche del mundo con un kit en serie, el Colani GT, del que vendió 1.700 copias.

En la década de 1960, su rango de diseño se amplió a los muebles, y en 1963 hizo una versión de hucha elefante “Piggy Bank Elefant”.

En 1965, alcanza un gran éxito en todo el mundo con diseños de mobiliario para Asko; Fritz-Hansen; Cor; Kusch+Co.

También se hizo famoso con el rediseño de “Abarth” de Alfa Romeo, tomando elementos de versiones no exitosas del “Abarth 1000 GT Coupé” y que se mostró en 1966 en el IAA de Frankfurt.

A partir de la década de 1970, se expandió aún más en áreas que van desde objetos domésticos y artículos para el hogar (con cocinas), accesorios (bolígrafos) y electrodomésticos (televisores) en incluso ropa (uniformes) y vehículos de transporte pesado (camiones).

Así en 1972, había desarrollado una reputación y unos ingresos suficientes para establecer un Estudio con un importante equipo de diseño en Harkotten Castle, cerca de Sassenberg, Alemania.

El Estudio tubo un éxito enorme, con trabajo y exposiciones en todo el mundo, realizando proyectos para muchas empresas importantes como Villeroy and BochRosenthalThyssenPelikan y Boeing.

Y mientras tanto continuó con sus innovaciones en el diseño de automóviles, incluyendo su diseño del “Eifelland Formula Uno“.

Pero no todos sus diseños fueron exitosos y entre ellos están el desarrollo de su primer diseño aerodinámico de camiones, según él, “fue una respuesta directa a la crisis mundial del petróleo”, que pasó inadvertido.

En 1973, realizó su primer viaje al Lejano Oriente, durante el cual compradores japoneses reconocieron su potencial por lo que recibió numerosas invitaciones de distintas empresas para establecer un Centro de Diseño Colani en Japón.

Durante esta década, la tetera “Drop” que diseñó para Rosenthal, un líder mundial en porcelana, fue adquirida para la colección permanente del Museo Cooper-Hewitt de Nueva York.

Posteriormente, en 1999, Rosenthal volvería a sacar una edición especial de su ahora famoso diseño.

Es en 1976 cuando se le asigna la tarea de diseñar el “Fanliner RFB“, el primer avión deportivo de plástico con un motor rotatorio.​

En 1978, sus revolucionarios estudios de camiones, aviones, coches y barcos habían comenzado a verse con frecuencia en exposiciones de todo el mundo.

En la década de los años 80 Colani continuó con su interés por economizar en el consumo de combustible y logró definitivamente abrirse camino en Asia, logrando ser contratado por varias compañías como Sony; Yamaha; Seiko; Hitachi Nissan y Canon.

En 1981, estableció un récord mundial de economía de combustible con el “Colani 2CV ” de cuatro plazas (basado en el francés “Citroën 2CV “) que consumía sólo 1,7 litros de gasolina por cada 100 km.

Y a partir de 1982 también aceptó ser profesor en varias universidades de Japón y Alemania.

En 1984, desarrolló para Canon, los prototipos de cámara “5 Systems”, siendo elegido como el mejor diseñador industrial en Japón en la Exposición de Otaru por su proyector de 60 m.

 

Dos diseños de Luigi Colani: “The Frog” (1973), estudio aerodinámico para una motocicleta, y una de las cámaras fotográficas que diseñó para Canon.

 

En The International Science Technology Exposition (1985), que fue una Feria Mundial celebrada en Tsukuba (Ibaraki, Japón) el Pabellón diseñado por Colani fue el más concurrido de toda la exposición internacional.

También ese año dio a conocer su avión de propulsión con dos hélices -propulsores supersónicos de aceleración centrípeta- lo que era una nueva idea… pero que nunca resultó aeronavegable.

En 1986, una de sus motos estableció un récord mundial en Italia. Ese año, fundó Colani Design Bern en Suiza, y recibió el Premio Cámara de Oro por la “Canon T90“.

En 1987, continúa mostrando sus diseños en exposiciones internacionales, incluyendo una exposición en el Georges Pompidou de París.

Mientras, sus diseños automotrices continuaron en Japón para Mazda, pero también realizó el diseño de objetos más manejables y asequibles como la pluma para Pelikan A.G. (Alemania).

En 1988, abre sus oficinas de Toulouse y Bremen, además de ser nombrado profesor en la Universidad de las Artes de esta última ciudad, en Alemania.

Mientras tanto se preparaba a gran escala para establecer nuevos récords de velocidad en los registros mundiales de tierra, agua y aire en Utah. Y en 1989 creó Colani Trading AG en Zúrich (Suiza).

Los años 90 trajeron más exposiciones y más diseños. Montó una exposición en el Centro Internacional del automóvil en París, y en 1993 realizó exposiciones a través de toda Suiza.

En 1991, diseñó un marco óptico y una colección de joyas, además de fijar el récord para un diseño de Ferrari, especialmente diseñado para Bonneville, el desierto salado de los records.

El Salar de Bonneville (Bonneville Salt Flats) es un desierto de sal de 260 km2, ubicado cerca del poblado de Wendover en el estado de Utah, en Estados Unidos.

En 1991 diseña los nuevos uniformes para la tripulación de la compañía aérea Swissair, y también empieza a desarrollar ideas inspiradoras para la NASA.

Realiza, en 1993, el diseño de mobiliario de oficina para Grahl (Michigan, EE.UU.). Y en 1996, dentro de sus diseños de instrumentos musicales, destaca el llamativo piano de cola usado por el cantante y compositor Prince, fabricado y vendido por la compañía Schimmel.

En 1997, realiza un diseño de botella de agua para Carolinen-Brunnen (Alemania) que fue expuesta en una exhibición itinerante por más de 30 centros comerciales de todo el país.

Sus diseños continuaron en el año 2000 con el modelo de arquitectura “Human-City” para MW Energie AG en Mannheim (Alemania) y posteriormente desarrolló, para algunos constructores de prefabricados alemanes, un diseño de casa experimental para Hanse-Haus.

En 2001 diseñó, desde su oficina de Shanghai, nuevos marcos ópticos que fueron presentados en espectáculos de Milán, París y Las Vegas, y también un nuevo microscopio y una cámara fotográfica para Seagull.

Luigi Colani inauguró, en Abril de 2002, un Centro de diseño en Karlsruhe (Alemania) que incluía un gran centro de investigación, y también abrió un museo de diseño líder en el mundo, la Pinacoteca de Arte Moderno de Múnich (Alemania), que presentaba varios diseños de Colani.

En el diseño de envases, creó un nuevo diseño de botella para la empresa suiza de agua mineral Valser (adquirida por Coca-Cola en ese año).

En 2003, diseñó el avión “HPA TT62” y re-diseño los uniformes para el Departamento de Policía de Hamburgo, que más tarde fueron adoptados por toda la Policía de Alemania.

En 2004, emprendió un proyecto de Vida a bordo para los coches de la marca Volvo, y creó un diseño futurista para un coche llamado el tiburón de Speedster.

Continuó con sus grandes diseños para un super-camión, esta vez para Spitzer Silo-Fahrzeugwerke GmbH, y el resultado fue presentado en el IAA de Hannover (Alemania).

Desde el 2004 al 2007 tubo lugar la exposición retrospectiva de su obra “COLANI – Das Lebenswerk / COLANI – El trabajo de una vida” en el salón Nancy del Centro de Congresos de Karlsruhe, donde se exhibió -entre otros- su famoso BMW 700.

De 2005 a 2006, completó una serie de 140 esculturas de atletas para los Juegos Olímpicos de Pekín, y participó en el evento “Alemania en Japón” con el nombre de “Colani Back in Japan“, que tubo lugar en el Museo de Arte y Diseño, adscrito al Instituto Tecnológico de Kyoto.

Además de todo esto también realizó un estudio para un robot con forma de bebé.

En 2009 se presentó en el Nowa Zukunftsmesse de Marburg (Alemania) el primer modelo de la serie de ordenadores de lujo AGOS, Opus Magnum.

En ese mismo año 2009, terminó su increíble y fastuosa “Villa Colani” en una zona tranquila y segura de Nova Santa Ponsa, en Mallorca (España).

La mansión con espectaculares vistas al mar cuenta con un área de 994 metros cuadrados, que incluye más de 114 metros cuadrados de oro de 24 quilates que se utilizaron en las piscinas y la casa; además de figuras de oro y candelabros de cristal y muchas pinturas de artistas famosos.

 

"Sportscar C 112" (1970).

Sportscar C 112” (1970) de Luigi Colani.

 

Luigi Colani ha sido premiado numerosas veces y también muy alabado, pero también repudiado y criticado por su enfoque poco convencional.

Algunos de sus diseños de vehículos son muy poco utilitarios, por lo cual muchos de sus diseños siguen siendo conceptuales, lo que le ha dejado en gran medida fuera de la corriente principal del diseño industrial.

La característica principal de sus diseños son sus formas redondeadas y orgánicas, definidas por él mismo bajo el término “Biodinámico o Biodesign“, reivindicando así una ergonomía superior a la aplicada tradicionalmente.

La tierra es redonda, todos los cuerpos celestes también lo son; todos se mueven en órbitas circulares o elípticas. Esta misma imagen, es la de un globo circular formado por mini mundos que se orbitan unos a otros como si tratasen de microcosmos“, reconoce Colani.

Él incide además que “nos despertamos incluso en presencia de formas redondas relacionadas con el erotismo y la propagación de la especie. ¿Por qué debo unirme a la desviación de la masa que quiere hacer todo angular? Voy a seguir la filosofía de Galileo Galilei. ¡Mi mundo, también es redondo!“.

Como dato curioso a reseñar, Luigi Colani fue presentador y orador invitado en el Foro Económico Mundial 2004 en Davos (Suiza).

Una de las últimas muestras que tubo como protagonista al excéntrico diseñador fue en la Trienal de Milán, en el barrio de Bovisa, que presentó “El futuro se muestra en Milan. Colani, biodesign codex show“.

Desde el 21 de Septiembre de 2011 al 8 de Enero de 2012 tubo lugar esta retrospectiva que se realizó en la Triennale Bovisa Milano (Italia), dedicada al arte contemporáneo, donde se presentaron los miles de proyectos, diseños, invenciones, prototipos y modelos de tamaño natural concebidos por el artista.

Las más de mil obras, diseños e instalaciones que Colani ha producido en los más de 60 años de trayectoria profesional forman la colección más grande jamás realizada por un solo artista con sus propias manos y sin la ayuda de ordenadores.

Esta exposición fue como hacer un viaje en el tiempo de su metodología evolutiva, donde arte y naturaleza se fusionan con la ciencia.

Aquí se exhibía el trabajo del que se puede considerar un gurú y pionero del diseño ecológico -el biodiseño- que genera formas cambiantes interpretando las formas de la naturaleza, y conectando naturaleza con humanidad.

Ya en la década de 1960 hacía campaña para ahorrar energía, reducir el consumo y utilizar recursos energéticos alternativos.

Dentro del recinto ferial, en la galería interior de 800 m², se instalaron una selección de diseños conceptuales y elementos de diversas escalas, desde sillas hasta cúpulas geodésicas.

Y en el área exterior, en un espacio al aire libre de 1.500 m²  (y también en lugares monumentales de la ciudad de Milán) se exhibieron objetos adicionales dispersos que mostraban la diversidad de formas de sus proyectos automotrices, siempre con un enfoque aerodinámico.

Luigi Colani piensa radicalmente y con visión de futuro. Afirma que “…necesitamos un verdadero cambio repentino. La humanidad simplemente debe volver a sus orígenes y volver a la naturaleza“.

Tenemos que ser parte de la naturaleza en sí, no solo consumirla: Biodesign nos muestra cómo vivir en armonía y en paz con la naturaleza. Podemos aprender a proteger lo que sabemos y amamos“.

Actualmente Luigi Colani reside entre Shangai (China) y Karlsruhe (Alemania). También su hijo Solon Luigi Lutz , que vive en Berlín, trabaja como diseñador.

Luigi Colani (pág. web).

Designer Luigi Colani

Luigi Colani sobre el Ferrari “Testa d’Oro”, que en 1989 alcanzó el récord mundial de velocidad en su clase (351 km/h.) y la silla Alien (1968).

Compartir: