Alessandro Mendini

Alessandro Mendini

Alessandro Mendini. Diseñador industrial, arquitecto, analista, pintor…

Alessandro Mendini (1931 – 2019, Milán, Italia) ha sido una figura muy influyente en el desarrollo del diseño italiano, además de trabajar como arquitecto, pintor y como director para revistas especializadas en diseño y arquitectura como CasabellaModo, o la mítica Domus.

Mendini fue director de la revista Casabella de 1970 a 1976 y fundó Modo en 1977, dirigiéndola hasta 1979.

En 1979 Giò Ponti le asignó la dirección de Domus hasta 1985. Y 25 años más tarde -en marzo de 2010- retomó su dirección durante un cierto período de tiempo.

Siempre he mezclado mis trabajos: arquitectura, gráfica, pintura, crítica… con un objetivo común: comunicar ideas“.

Su padre era abogado y su madre, matemática. Ella tenía una gemela, María, graduada en literatura alemana. “Siempre hemos sido germanófilos“, declaró Mendini ya de adulto.

Al genio milanés le gustaban los ambientes mágicos y evocadores. “Me conecto a la memoria y a la psicología de las cosas. Las analizo. Busco intuitivamente. De pequeño, aprendí a mirar con la colección de arte de mis tíos, que tenían De Chiricos, Severinis…“.

Al terminar la carrera, entró a trabajar en el Estudio del arquitecto y diseñador italiano Marcello Nizzoli (1887 – 1969), con el que colaboraría hasta el año 1970.

Nizzoli se hizo famoso por haber sido jefe -durante muchos años- de la oficina de diseño de Olivetti y por haber creado la mítica máquina de escribir portátil “Lettera 22” para la misma empresa.

Alessandro Mendini, ambiguo y reservado, tímido y melancólico, con el aspecto afable de un seminarista y poseedor de un complejo universo de incertidumbres y contradicciones, fue precursor del Design Art, y dio la vuelta al mundo diseñando interiores y/o transformando empresas como Swatch; Bisazza; Cappellini; VeniniMagis o Alessi.

Con el inicio de la década de los 70, Mendini afianzó su filosofía de cómo él entendía el diseño, o tal vez, el anti-diseño.

En 1973 co-fundó el grupo Global Tools, un movimiento italiano de Radical design que se oponía intensamente a la tradición y abogaba por recuperar la creación que surge de la espontaneidad de las ideas.

En 1979 se unió como socio al Studio Alchimia, un colectivo que, rechazando los principios de la Bauhaus, era contrario al buen diseño y apostaba por obras anárquicas e inteligentes alejadas de la producción industrial y de su funcionalidad, y con referencias a la cultura popular y a lo kitsch.

En Alchimia trabajó con figuras tan destacadas del diseño italiano como: Ettore Sottsass y Michele De Lucchi.

Alessandro Mendini ha sido fundamental para crear una nueva visión y renovación del diseño gracias a muebles que han sido esenciales en el Movimiento postmoderno.

La postmodernidad me interesó como método: indagar sin el determinismo del progreso“, reconoció el diseñador.

El diseño de hoy depende demasiado de la novedad de la técnica o de los materiales. La técnica como objetivo es un error. Desaparece lo humano y eso es superficial y estúpido“.

A finales de los 70, Mendini comienza a crear piezas singulares en las que re-interpreta la forma y la ornamentación de diseños que se habían convertido en clásicos del Movimiento Moderno.

Algunos ejemplos son: la silla “Wassily” de Marcel Breuer, con motivos aplicados, o la “Universale” de Joe Colombo, con un acabado de falso mármol.

Una de sus piezas clave, todavía hoy un modelo icónico, fue su sillón “Proust” (1978), que aportaba valores y una sensibilidad que había sido olvidada ​​por el mercantilismo y el funcionalismo racionalista.

Cuando hice la Proust“, reconoció Mendini, que además para él no tenía connotaciones ni tampoco era un diseño, “trataba de conseguir objetos sin diseñarlos, a través de conceptos. La idea era evocar el ambiente del escritor. Investigué. Pensé en un sillón, en el puntillismo… y decidí que podía gustarle también el barroco“.

Mendini utilizó una copia de una butaca neo-barroca del siglo XVIII francés y la cubrió por completo con un colorido enjambre de puntos impresionistas. Posteriormente hizo otras versiones, como una versión con un estampado geométrico.

Con éstos re-diseños -y su parejo concepto del diseño banal– quería revalorizar, a través del humor, la ornamentación, volver a la decoración de producción masiva empleada en la industria de los textiles, los laminados de plástico o los papeles.

Esta decoración tomaba como referencia las fuentes más diversas, como el interés por la mezcla de diferentes culturas y maneras de expresión, creando como resultado un caos de materiales, colores, formas e intenciones.

Alessandro Mendini declaró en 2011 a la periodista Anatxu Zabalbeascoa (revista AD Architectural Digest): “El trabajo sobre piezas únicas es muy importante… Con ellas se experimenta con el lenguaje y los materiales. Ahora, sin embargo, vivimos su mercantilización… Y es un negocio, no investigación… el riesgo de convertirlo todo en algo superficial es inmenso“.

En cuanto a su faceta como arquitecto destacan las fábricas de Alessi en Omegna; el complejo de cines Teatrino della Bicchieraia en Arezzo; el Museo del foro en Omegna; la Torre conmemorativa en Hiroshima (Japón); el Museo Groningen en los Países Bajos y el Casino Arosa en Suiza.

En 1982 fundó la Academia Domus, una Escuela -privada- de diseño de posgrado en Milán.

Fue escritor y profesor de universidad en la Hochschule für Angewandte Kunst de Viena (Austria), y profesor honorario en la Academic Council de la Academia de Bellas Artes de Guangzhou (China).

Soy pesimista, pero creo que mi obligación es transmitir optimismo. O por lo menos hacer pensar“, declaró a la revista AD a la edad de 80 años.

En los últimos años de su vida desarrolló su labor profesional en el Atelier Mendini (Milán), un estudio fundado en 1989 junto con su hermano Francesco Mendini.

En él, junto con una decena de colaboradores, diseñaba objetos, muebles, instalaciones, interiores, pinturas y arquitecturas para empresas y marcas internacionales de gran prestigio como CartierHermés y Swarovski.

Alessandro Mendini (pág. web).

Arquitecto y diseñador Alessandro Mendini.

Alessandro Mendini y una versión de su famoso sillón “Proust” (1978).

Compartir: