Mario Bellini

Mario Bellini

Mario Bellini. Arquitecto, urbanista, diseñador industrial y de muebles.

Mario Bellini (1935, Milán, Italia) es una figura muy influyente y prolífica en el diseño italiano -de renombre internacional- que desde la década de 1960 abarca la arquitectura, el urbanismo y el diseño industrial y el diseño de muebles.

Desde muy joven manifestó, gracias al estímulo de su abuelo, un excepcional talento para el dibujo.

En 1959, se graduó en arquitectura en la Universidad Politécnica de Milán, y poco después -en 1961- se convirtió en el director de diseño de La Rinascente, una popular cadena de grandes almacenes italianos, donde permaneció hasta 1963.

Como diseñador creció en la austeridad de la Italia de la posguerra, trabajando principalmente como diseñador de exposiciones y productos.

Pero su carrera como diseñador de muebles y productos comenzó en 1963, en el apogeo del pop y el boom industrial italiano.

La mayor parte del trabajo de Mario Bellini surgió de la “escuela de diseño clásica“, que buscaba la posibilidad de la producción industrial masiva y la viabilidad comercial.

Sin embargo, lo que define el trabajo de Bellini (todavía en progreso) es el rigor funcional con el sentido del lugar y el sentido de la belleza.

Uno de sus principales talentos es combinar la funcionalidad con el amor al detalle. Su carrera ha abarcado el cambio social y tecnológico, pero nunca ha perdido de vista el componente emocional del diseño.

Cada vez que diseñamos algo, buscamos la belleza; es algo muy delicado que te conecta con el mundo a través de tus sentidos. La belleza es una forma de comunicar el significado, algo que se conecta contigo y te mueve“.

Tienes que ser talentoso para responder a las necesidades y, sin embargo, terminar con la belleza“, ha declarado Bellini.

Necesidades, funciones, materiales, costos y reglas todos tienen que unirse. Pero la belleza también viene bien. Para crear un objeto simple, necesitas gracia y belleza poética“.

De 1963 a 1991 fue el principal consultor de diseño de la empresa italiana de tecnología Olivetti, que le permitió una gran libertad para crear su propio lenguaje de diseño.

En Olivetti, Bellini encontró un cliente que compartió su amor por los detalles. En Bellini, Olivetti encontró un diseñador que podía simplificar sus productos cada vez más complejos y darles una apariencia seductora pero amigable.

La sociedad Olivetti convirtió a Mario Bellini en una figura importante en el diseño industrial internacional y puede ser considerado como uno de los precursores del estilo tecnológico moderno, junto con Dieter Rams y Jacob Jensen.

Pero al contrario que Dieter Rams, con una forma de hacer austera propia del norte de Europa, Bellini siempre se ha orientado en una dirección más lúdica y humanista.

Durante su larga y fructífera colaboración con Olivetti cambió el paisaje de oficina en un espacio desenfadado y colorido que desterró los tonos tostados y grises del enfoque de IBM, que era el dominante en ese momento.

Sus colaboraciones incluyeron el legendario “Programma 101” de 1964, una impresionante máquina de cálculo que muchos consideran el primer ordenador de escritorio.

Aunque los diseños de Mario Bellini fueron menos “iconoclastas” que la producción de los contemporáneos posmodernos, aun así fueron muy innovadores y originales -de un eclecticismo sin raíces- y técnicamente complejos.

En Olivetti, Bellini fue responsable de los terminales, teleimpresores, soportes de máquinas y máquinas de escribir, y su trabajo se caracterizó por la interacción que creó entre las cualidades de diseño arquitectónico y el diseño antropomórfico de los productos.

Prestó gran atención a los aspectos planos y en forma de cuña del cuerpo de la máquina, y produjo una “piel” externa o “membrana estirada” para el exterior. Produjo, por ejemplo, un “teclado de piel de caucho continuo y flexible” para su popular calculadora electrónica “Divisumma 18” (1973).

En 1963, Mario Bellini estableció la firma de arquitectura y diseño Studio Bellini, en Milán, con su socio comercial Marco Romano.

A lo largo de su carrera, Mario Bellini siempre ha buscado más allá, inspirándose en otras culturas y enfoques, como el diseño que se hacía en Japón y/o en el norte de Europa.

Algunos de sus diseños icónicos son la silla “Amanta” (1966), un simple cojín de espuma en forma de L sobre un marco de fibra de vidrio, y el sofá “Le Bambole” (1972) ambos para B & B Italia.

La furgoneta “Kar-a-Sutra” (1972) para Citroën, que se expuso en la exposición “Italia: El nuevo paisaje doméstico” en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1972.

Esta furgoneta fue realizada en colaboración con Cassina, Citroën y Pirelli, y su estructura formal, similar a la de un autobús, tenía un interior abierto lleno de sofás y cojines para un paseo reclinado y relajado.

La silla “412 Cab” (1976, 1982), con un tapizado de cuero re-movible que se ajustaba alrededor del marco; la serie “Victoria” (1982) para Cassina; y la silla “Bellini” (1998) para Heller, que ganó un Compasso d’Oro en 2001.

Otros productos exitosos fueron el tocadiscos automático “GA 45 Pop” (1969) para Minerva, y el terminal de visualización de video “TCV 500” y el casete “TC 800” (1975) para Yamaha.

A finales de los años 70, y durante 5 años, trabajó como asesor de diseño de automóviles Renault. También ha diseñado para Fiat y Lancia (especialmente el interior del Lancia “Trevi“, de 1980), lámparas para Artemide; Erco y Flos, y muebles de oficina para Vitra.

Otras empresas para las que ha diseñado y/o continúa diseñando productos son: AcerbisBrasDriadeCandyCastiliaFlouKartellMarcatrèMeritaliaNatuzzi y Poltrona Frau (en Italia); Ideal Standard (en Bélgica); Lamy y Rosenthal (en Alemania); Fuji y Zojtrushi (en Japón), y Heller (en Estados Unidos).

Desde la década de 1980 se dedica casi por completo a proyectos de arquitectura en el ámbito internacional.

Los múltiples tipos de edificios que ha diseñado incluyen el distrito de Ferias de Portello en Milán; el Centro de Exposiciones y Convenciones Villa Erba (1986-1990) en Cernobbio (Como); el Tokyo Design Centre (1988-1992) en Japón; los Natuzzi América Central (1996-1998) en los Estados Unidos.

La Galería Nacional (1996-2003) de Victoria (Melbourne); Deutsche Bank Headquartes (2006-11) en Frankfurt; el Museo de Historia de la Ciudad (2003-12) de Bolonia; el Departamento de Arte Islámico en el Louvre (2005-12) en París, y el nuevo Centro de Convenciones (2008-12) de Milán, el más grande en Europa.

Desde 1985 hasta 1991 Mario Bellini fue editor jefe de la influyente revista de arquitectura y diseño italiana Domus, siendo un editor pionero en un momento de renacimiento en el diseño de producto y la arquitectura en Italia.

La sede central de MBA (Mario Bellini Architecs) de unos 1.500 m2 en Milán fue diseñada por el mismo Mario Bellini a principios de la década de 1990, y hoy en día tiene una media de 30 a 35 arquitectos en plantilla. En 1999, MBA obtuvo la certificación de calidad ISO 9001.

Mario Bellini ha sido comisario de innumerables exposiciones de arte, diseño y arquitectura a lo largo de los años, tanto en el extranjero, como en la propia Italia.

En 1986, diseñó y comisarió la exhibición “The Domestic Project” en la Trienal de Milán, y en 1987 alcanzó su punto máximo con el mayor reconocimiento expresado en una exposición retrospectiva personal para honrar el trabajo de su vida en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

En este momento el MoMA ya tenía 25 de sus obras en su colección de diseño permanente, incluyendo un notable conjunto de máquinas Olivetti, así como los muebles para B & B Italia y Cassina, como la famosa silla “412 Cab“, y las innovadoras sillas de oficina diseñadas para Vitra.

Desde el 2 de Septiembre de 2015 hasta el 10 de Enero de 2016 el Palacio Real de Milán presentó la primera exposición completa del pintor del Trecento italiano “Giotto, l’Italia”, un gran evento expositivo diseñado por Mario Bellini que concluyó el programa de actos que acompañaron a la vida cultural de Milán durante los seis meses de la Expo 2015.

En 2015 recibió la Medalla de Oro por su carrera profesional, un honor otorgado por la Triennale di Milano, que de Enero a Marzo de 2017 le dedicó una exposición personal.

Belleza italiana“, un espectáculo de 1.200 metros cuadrados en la Trienal de Milán, no fue una retrospectiva según Mario Bellini, sino un “prospecto“, una celebración y un balance de toda una vida en el diseño que abarcan 6 décadas de toda una carrera.

El espacio era un escenario para los muchos y variados productos de Bellini, desde sillas hasta máquinas de escribir y lámparas, con áreas de asientos ubicadas frente a amplias pantallas que ofrecían una visión impresionante e inmersiva de los edificios más conocidos de su estudio.

La exposición comenzaba con un amplio gabinete de curiosidades que contenían objetos y recuerdos que han inspirado a Bellini, incluidas piezas de Gio Ponti e Issey Miyake, fragmentos históricos de la memoria, el arte y la literatura.

Diseñé muebles, objetos, máquinas, edificios“, dice Bellini. “Entonces, diseñar una exposición sobre mí mismo es regresar a algo que hice al comienzo de mi carrera. Pero también es más especial y desafiante“.

Los proyectos actualmente en curso son la remodelación de la Terminal Aérea Internacional de Roma-Fiumicino (2014-2017); el Parque Científico y Tecnológico Erzelli en Génova (2006-2017); la Academia Generali en Trieste (2015-2017); el nuevo Museo Antiquarium en el Foro Romano de Roma (2014-2017); la nueva Eco-City de Zhenjiang en China (2013-2018) y un gran Complejo Residencial, Cultural y Deportivo en Qatar (2014-2022).

Hoy en día, Bellini da conferencias y dirige seminarios y talleres en universidades e instituciones académicas de todo el mundo. También ha dado clases en el Colegio de Diseño Industrial en Venecia; el Applied Art College en Viena, y en la Academia Domus de Milán.

Hasta la fecha, ha recibido 8 premios Compasso d’Oro, además de otros prestigiosos premios de arquitectura como la Medaglia d’Oro en 2004, otorgada por el Presidente de la República Italiana por su contribución al fomento del diseño y la arquitectura en el mundo, y el Ambrogino d’Oro 2011 por el mérito cívico, otorgado por la ciudad de Milán.

Bellini es ahora un veterano estadista del diseño moderno, pero su trabajo continúa sorprendiendo y deleitando.

Mario Bellini (pág. web).

Designer Mario Bellini.

Mario Bellini y butaca “Teneride” (1970) para Cassina.

Compartir: