Le Corbusier

Le Corbusier

Le Corbusier. Arquitecto, urbanista, diseñador y decorador, pintor y escultor.

Le Corbusier (1887, La Chaux-de-Fonds, Cantón de Neuchâtel, Suiza – 1965, Roquebrune-Cap-Martin, Provenza-Alpes-Costa Azul, Francia) cuyo verdadero nombre era Charles-Édouard Jeanneret-Gris, fue conocido con el seudónimo de Le Corbusier a partir de la década de 1920.

Fue un arquitecto y teórico de la arquitectura, urbanista, decorador de interiores, pintor, escultor y hombre de letras suizo nacionalizado francés en 1930.

Le Corbusier fue uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX y está considerado como uno de los más claros exponentes de la arquitectura moderna junto con arquitectos como Frank Lloyd Wright; Oscar Niemeyer; Walter Gropius; Alvar Aalto; Richard Neutra; Ludwig Mies van der Rohe, y Theo van Doesburg.

Le Corbusier fue uno de los más grandes renovadores de la arquitectura moderna y un incansable agitador cultural que con sus polémicos escritos aportó un verdadero caudal de ideas innovadoras que han hecho que su obra influya decisivamente en la arquitectura posterior.

El 15 de marzo de 2006 parte de la “Obra arquitectónica de Le Corbusier – Contribución excepcional al Movimiento Moderno” fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad, en la categoría de bien cultural (nº. ref. 1321rev), un amplio conjunto transnacional -en siete países : Alemania, Argentina, Bélgica, Francia, India, Japón y Suiza- que conlleva la protección de 17 sitios individuales (algunos con varios inmuebles).

Su padre se dedicaba a lacar cajas de relojes para la industria relojera de su ciudad natal, y su madre fue pianista y profesora de música.

En 1900 Le Corbusier comenzó su aprendizaje como grabador y cincelador en la Escuela de Arte de La Chaux-de-Fonds. Uno de sus profesores, Charles L’Eplattenier, le orientó hacia la pintura y después hacia la arquitectura.

En 1905 diseñó su primer edificio, la Villa Fallet, una casa unifamiliar para un miembro de la Escuela de Arte. En los siguientes diez años hizo numerosos edificios, que todavía no llevaban su sello característico posterior, y que él mismo no incluyó en su Obra Completa.

Villa Jeanneret-Perret (1912), también conocida como Maison Blanche, fue una de las primeras obras individuales del arquitecto.

A los 29 años Le Corbusier se trasladó a París donde trabajó durante quince meses en el estudio de Auguste Perret, arquitecto pionero en la técnica de construcción en hormigón armado.

A continuación se trasladó a Alemania, para estudiar las tendencias arquitectónicas de ese país, y trabajó en la oficina de Peter Behrens, donde coincidió con Ludwig Mies van der Rohe y Walter Gropius.

El año 1911 lo dedicó a viajar (Viena, Rumanía, Turquía, Grecia e Italia) y a su regreso fue profesor durante dos años en el Departamento de arquitectura y decoración de la Escuela de Arte de París.

En 1920 editó la revista L’Esprit Nouveau junto al pintor Amadeo Ozenfant y Paul Dermée, una revista de divulgación artística que obtuvo gran resonancia internacional.

En esta revista, Jeanneret comenzó a firmar algunos de sus artículos con el pseudónimo de Le Corbusier, variación humorística (ya que evoca a la palabra cuervo) del apellido de su abuelo materno : Lecorbésier.

En 1922, Le Corbusier comenzó a trabajar con su primo Pierre Jeanneret en su despacho de arquitectura en la Rue de Sèvres, asociación que mantuvieron hasta 1943 y que luego retomarían para los proyectos en la India.

Inicialmente los dos diseñaron casi exclusivamente edificios residenciales. Uno de sus grandes proyectos de estos años, en este caso como urbanista, fue su diseño conceptual de una ciudad de tres millones de habitantes : la Ville Contemporaine.

En octubre de 1929 Le Corbusier dio en Buenos Aires, invitado por la Asociación Amigos del Arte, un ciclo de diez conferencias. En este viaje también visitó Río de Janeiro, Asunción y Montevideo. Los temas de estas conferencias fueron publicados en 1930 en el libro “Precisiones”.

La única obra de Le Corbusier en la Argentina es la Casa Curutchet (1949 y 1953) una vivienda unifamiliar construida en la ciudad de La Plata.

En Brasil proyectó la Embajada de Francia en Brasilia y el Edificio Gustavo Capanema (Río de Janeiro), este último con la colaboración de los arquitectos locales Lucio Costa y Oscar Niemeyer.

Le Corbusier fue un trabajador incansable. Realizó innumerables proyectos, de los cuales muchos nunca llegaron a realizarse, pero que marcaron a generaciones posteriores de arquitectos.

Difundió también sus ideas urbanas a través de los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna), uno de cuyos documentos es la Carta de Atenas.

En Chandigarh, India, (proyecto que realizó junto a Pierre Jeanneret; Jane Drew, y Maxwell Fry) fue el único sitio donde pudo hacer realidad sus ideas sobre arquitectura y urbanismo expresadas en los CIAM.

Le Corbusier fue, además de un gran arquitecto y pintor, un eminente teórico de la arquitectura. Tenía muy claro que era muy importante saber explicar sus ideas y ejerció con gran maestría la tarea de publicitar su propia obra.

Escribió varios libros, en los que ejemplificaba sus ideas mediante proyectos propios (a la manera clásica como lo hizo en su momento, por ejemplo, Andrea Palladio en “I Quattro Libri dell’Architettura”).

Como visionario, Le Corbusier veía la posibilidad de cambiar el mundo a través de la arquitectura. Si bien nunca se alió con un grupo político veía todo proceso de diseño con fines utópicos.

La casa de Le Corbusier, construida para la exposición Weissenhofsiedlung en Stuttgart, es un perfecto ejemplo de sus “Cinco puntos de una nueva arquitectura”.

Le Corbusier, en su colaboración con el artista Amédée Ozenfant en la revista L’Esprit Nouveau, desarrolló una nueva teoría del diseño y la arquitectura. Esta teoría se concretó finalmente en la definición del hogar como La machine à habiter.

Con ello, Le Corbusier ponía énfasis no sólo en el componente funcional de la vivienda, sino que esta funcionalidad debía estar destinada al vivir, entendiéndose esto último desde un punto de vista metafísico.

Le Corbusier creía que el objetivo de la Arquitectura es generar belleza “la Arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz” y que ésta debía incidir en la forma de vida de los ocupantes de los propios edificios.

En cuanto al concepto de “máquina de habitar”, Le Corbusier estaba deslumbrado por las nuevas máquinas que iban apareciendo, en especial los automóviles y aviones; modelos para una arquitectura cuya belleza se basara en lo práctico y lo funcional : el racionalismo.

El diseño y la arquitectura se simplificaba, se desterraba todo aquello que era innecesario y superfluo. Él esperaba que mejorando el diseño de estas máquinas, se acabaría con el problema de habitabilidad que muchas ciudades tenían a principios del Siglo XX.

Las casas Citrohän representan el primer ensayo importante de Le Corbusier sobre una vivienda en serie que puede construirse a partir de elementos estandarizados.

Convencido que el avance de la industrialización puede ser el vehículo para satisfacer gran parte de las necesidades del hombre intentó dirigir la arquitectura por ese camino.

En 1927 Le Corbusier presenta un documento manuscrito donde expone, en forma sistemática, sus ideas arquitectónicas. Son los llamados “cinco puntos de una nueva arquitectura” que representan una importante innovación conceptual para la época aprovechando las nuevas tecnologías constructivas, derivadas especialmente del uso del hormigón armado.

Estos 5 puntos resumidos son : Planta baja sobre pilotes; una planta libre; la fachada libre; las ventanas apaisadas, y la terraza-jardín.

Y hay un elemento más que Le Corbusier pondera en la obra arquitectónica nueva, La “promenade“ arquitectónica : el edificio debe invitar a ser recorrido y a partir de eso se lo podrá comprender en su totalidad.

También retomó de alguna manera el ideal antiguo de establecer una relación directa entre las proporciones de los edificios y las del hombre con el sistema de medidas Modulor.

Así basa las proporciones humanas, en la que cada magnitud se relaciona con la anterior por el Número Áureo, para que sirvan de medida de las partes de arquitectura.

Introdujo, por ejemplo, ésta proporción áurea en muchas de sus obras, como en el módulo de la Capilla de Notre Dame du Haut.

Hoy en día las ideas de Le Corbusier tienen muchos detractores que las consideran obsoletas, tanto en sus planteamientos de como tiene que ser la arquitectura como en sus ideas sobre urbanismo.

Sus ideas son totalmente contrarías a los movimientos sociales y políticos -que cada vez van prevaleciendo más- de “Ciudad sostenible“, ya que la arquitectura denominada racionalista deshumaniza y el urbanismo que genera conlleva la preeminencia del uso del coche privado.

Muchas de sus casas estaban diseñadas para construirse en serie, allí donde hiciera falta. La racionalidad que demostraba al realizar sus edificios, la demostró igualmente al diseñar sus muebles : simplicidad de líneas con una base funcional fue el secreto de sus exitosos diseños.

La Exposición de Artes Decorativas celebrada en París en 1925, fue el impulso definitivo para que se lanzara al diseño de muebles. Los primeros muebles fueron realizados en colaboración con Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand. Las sillas y sillones eran realizados siguiendo las premisas de confortabilidad tras realizar estudios antropométricos.

El primer diseño que realizó Le Corbusier conjuntamente con estos diseñadores fue la silla LC1, presentada en 1928, esta silla tenía un respaldo ajustable en altura que permitía al usuario elegir la postura más cómoda.

Si hay un diseño conocido de Le Corbusier y sus colaboradores, es el LC4, más conocida como Chaise Lounge. Fue presentada en el Salón de Otoño del Diseño de 1929, aunque fue diseñada para la Casa Church en 1928. Se trata de un diseño purista y radical para su época y hoy es un clásico del diseño.

Otro de los diseños más reconocidos han sido los LC2; LC3, y LC5, sofás de 1, 2 y 3 plazas, pensados para revolucionar la fabricación en serie de muebles modernos.

Además debemos reseñar el diseño de taburetes y sillas de comedor, como la LC7, presentada en el Salón de Otoño de 1929 o el LC8.

Le Corbusier, Jeanneret y Perriand, buscaban diseñar mobiliario para todas las estancias de la casa, como por ejemplo el LC9, un taburete para el baño, muy sencillo, con asiento de tela.

Además crearon otros tipos de mobiliario más allá de las sillas, como mesas o estantería. Todos caracterizados por sus líneas rectas y ligereza visual, anticipando el minimalismo de décadas posteriores.

Los muebles de Le Corbusier y sus colaboradores actualmente son realizados por la empresa italiana Cassina.

Cassina (pág. web).

Arquitecto Le Corbusier.

Le Corbusier y “LC2” Armchair (1928) diseñado por Le Corbusier, Pierre Jeanneret, y Charlotte Perriand para Cassina.

Compartir: