Warren Platner

Warren Platner

Warren Platner.  Arquitecto, diseñador de mobiliario y de interiores.

Warren Platner, en realidad Joseph Warren Platner, (1919, Baltimore, Maryland – 2006, New Haven, Connecticut, EE.UU.) fue un arquitecto norteamericano, diseñador de mobiliario y de interiores.

Warren Platner produjo una colección de muebles que han resultado ser unos iconos constantes del Movimiento Moderno de los años 60.

Sus diseños sofisticados y prácticos sentaron las bases de la elegancia moderna y sus asientos de varillas de acero para la firma Knoll International son un clásico.

Todos queremos diseñar un clásico, pero un clásico solo lo es cuando gusta cada vez que se contempla, se acepta como es y no puede mejorarse”. Esta frase de Warren Platner se ha convertido en un dogma para los creadores contemporáneos.

Se licenció en arquitectura en 1941 en la Universidad de Cornell (Ithaca, Nueva York), lo que fue su llave para entrar en algunas de las oficinas de arquitectura más importantes y famosas de Estados Unidos.

Así por ejemplo, entre 1945 y 1950 trabajó con Raymond Loewy, autor de la máquina dispensadora de Coca-Cola o de las oficinas del Apollo y Skylab de la Nasa, y con Ieoh Ming Pei, que firmó la Biblioteca JFK en Boston.

En 1955 recibió el Premio de Roma en arquitectura. Este premio se creó en 1663 como premio anual que se concedía a jóvenes pintores, escultores y arquitectos, y consistía en una estancia de cuatro años en la Academia de Francia en Roma.

A las competiciones iniciales de pintura, escultura, arquitectura y grabado, se unió en 1803 la de composición musical. Durante 300 años, fue el máximo galardón que un artista de cualquier país podía recibir y fueron otorgados hasta el año 1968.

En 1967 Warren Platner abrió su propia firma, Warren Platner Associates, en New Haven (Connecticut), mientras él residía en Guilford.

Desde 1960 a 1965 Warren Platner fue también parte de la oficina de Eero Saarinen y participó por ejemplo en los diseños para el Aeropuerto Internacional Dulles en Washington, D.C.; el Repertory Theatre en el Lincoln Center; la sede mundial John Deere & Company y nuevas habitaciones para la Universidad de Yale.

De Eero Saarinen heredó el sentido aerodinámico y escultórico de la curva. “Concibo los edificios como un objeto en el paisaje, pero este debe ser el envoltorio de un espacio interior proyectado para que la gente lo disfrute, con unos diseños que les atraigan para quedarse en él, que les sea práctico, donde puedan ser más productivos y, en definitiva, más felices”, explicó en su día Warren Platner.

Consideraba que si no cumplía estos requisitos, por magnífico que fuese, nunca sería efectivo. Así nos dejó en Nueva York, el estado donde desarrolló sus trabajos más importantes, lugares como las oficinas de la Ford Foundation; el Georg Jensen Design Center o el desaparecido restaurante Windows on the World (1976), entre las plantas 106 y 107 del World Trade Center.

Mientras trabajaba en las firmas de Saarinen y Kevin Roche -a principios y mediados de 1960- continuaba trabajando en uno de estos interiores prominentes: las oficinas centrales para el edificio de la sede de la Fundación Ford, en 320 East 43rd Street, cerca de Second Avenue en Manhattan.

Diseñado por Kevin Roche y abierto en 1967, su construcción de acero, granito y cristal, con su jardín central, simbolizaba la visión optimista y confiada de la sociedad norteamericana, producto de los numerosos programas sociales contra la pobreza promovidos por el presidente Lyndon B. Johnson y los demócratas en el Congreso de los Estados Unidos.

Todas estas medidas trataban de construir una gran sociedad (The Great Society) : una nación donde la igualdad de oportunidades y una alta calidad de vida fueran el patrimonio de todos.

En 1965 había muchas razones para sentirse optimista acerca del futuro de la nación, ya que la pobreza descendía y los estadounidenses gozaban de una mayor prosperidad y mejor educación que en cualquier otro período anterior de su historia.

 

Restaurante Windows on the World de Warren Platner y mesa para Knoll.

Recepción del desaparecido restaurante Windows on the World de Nueva York y la “Ottoman” (1966) bronze dining table para Knoll.

 

Fue en 1966, cuando Warren Platner dio a conocer su colección inicial de sillas y mesas “Ottoman“, también conocidas como “Platner“.

Esta serie de muebles fue producida por Knoll -con la ayuda de una subvención de la Fundación Graham– y en palabras de su autor, “capturan la elegancia y delicadeza del diseño moderno” no solo por su forma, sino también por los efectos que provocan sus sombras.

Cada pieza descansaba sobre una base escultórica de varillas de acero niquelado que se asemejaban a una brillante gavilla de trigo, según la describía el catálogo de la firma de mobiliario.

La producción era complicada. Las bases escultóricas estaban hechas de cientos de varillas, y para algunas sillas, se requerían más de 1.000 soldaduras. Una base de acero de malla cilíndrica intrincada, creando un juego arquitectónico único entre el espacio interior y exterior, apoyaba el asiento tapizado.

La colección ha estado en producción desde el año 1966, debido a un interés continuo y cada vez mayor por los diseños clásicos del Movimiento Moderno de mediados de siglo.

Con éstas mesas y sillas el arquitecto / diseñador consiguió crear un referente internacional y esbozó la definición de lo que es, todavía hoy, un clásico. La firma Knoll celebró su 50 aniversario con una edición limitada bañada en oro de 18 quilates.

Como director de diseño de interiores de la firma de Kevin Roche, Warren Platner creó espacios de oficinas flexibles, discretos y eficientes. Utilizó un esquema de colores ricos y a la vez silenciosos para crear ambientes cálidos, y creó muebles hechos a medida diseñados para eliminar esfuerzos innecesarios.

Escritorios ergonómicos que incluían teléfonos integrados y compartimentos especiales para archivos y máquinas de oficina.

Platner creía que el diseño de un edificio debía venir de dentro. Para el diseño de cada edificio en concreto Warren Platner explicaba que “trato de concebir cuál sería el mejor ambiente, el mejor carácter“.

Uno de los primeros proyectos en solitario de Warren Platner fue el showroom en Nueva York para Georg Jensen (Georg Jensen Design Center, el vendedor de muebles y alumbrado escandinavo), inaugurado en 1968.

Otro interior mítico, con un gran sentido del drama, fue el comedor principal del restaurante Windows on the World (1976), que tenía asientos íntimos y que además estaba diseñado para proporcionar vistas a cada mesa.

Paul Goldberger, crítico de arquitectura del New York Times de la época, describió el exuberante interior del restaurante -con sus suaves colores pastel, paredes enteladas y rejas de latón a modo de separadores- como un ejemplo de “estilo moderno sensual“.

Platner, que también creó accesorios de iluminación, revestimientos para pisos y ventanas, muebles y adornos arquitectónicos para clientes, completó muchos otros proyectos notables, como el diseño de interiores de Water Tower Place, el centro comercial vertical que se inauguró en Chicago en 1976, y la renovación en 1986 del lobby de Pan Am Building para su nuevo dueño, MetLife.

Warren Platner fue incorporado al salón de la fama de la revista Interior Design en 1985.

Hasta 2006, que cayó enfermo, Warren Plattner siguió activo en su empresa trabajando en proyectos que incluían por ejemplo un nuevo centro comercial en Atenas (Grecia), que debido a la crisis todavía no se ha podido construir.

Knoll International (pág. web).

Disenador Warren Platner.

Warren Platner y “Ottoman” chair (1966) producida por Knoll International.

Compartir: