Piero Fornasetti

Piero Fornasetti

Piero Fornasetti. Diseñador, decorador de interiores, pintor, escultor y grabador.

Piero Fornasetti (1913 – 1988, Milán, Italia) fue diseñador, decorador de interiores, pintor, escultor y grabador; y a lo largo de su carrera cultivó un estilo muy original impresionado por la grandeza pasada del arte italiano.

Desde niño deslumbró por su talento para el dibujo y su capacidad de crear un personal universo de imágenes. Un mundo mágico, casi onírico, pleno de inteligencia e ingenio que lo ha convertido en uno de los artista más originales, creativos y con enorme talento del siglo XX

En 1930 Piero Fornasetti recibió una beca para estudiar pintura en la Academia de Bellas Artes de Brera de Milán, pero fue expulsado por insubordinación en 1932.

A comienzos de la década de 1930, Fornasetti había empezado a trabajar como pintor y grabador en un espacio que su padre le había dejado para tales prácticas en la casa familiar.

Fornasetti recopiló libros, revistas y documentos sobre las artes aplicadas, y utilizó imágenes que encontró (a menudo recortándolas de los libros) como puntos de referencia estética, fuentes de inspiración y como materiales para su trabajo. El principio de Fornasetti, detrás de toda su volcánica creatividad, es el de recolectar.

Fornasetti continuó pintando y expuso en la Universidad de Milán sus primeras pinturas, que ya muestran la influencia del Surrealismo y de artistas como Giorgio de Chirico.

Comienza también a diseñar y en 1933 mostró su trabajo en la Triennale de Milán (el evento clave del diseño de la época), incluyendo bufandas de seda pintadas, que atrajo la atención del diseñador Gio Ponti.

Gio Ponti era uno de los arquitectos y diseñadores italianos más importantes del siglo XX, y estableció con él (durante los años cincuenta y setenta) una estrecha, continuada y fructífera colaboración en numerosos proyectos de interiorismo y en la creación de muebles.

Por ejemplo, en su revista “Domus“, Gio Ponti presentó obras de Piero Fornasetti, y Piero Fornasetti diseñó varias portadas para ésta revista.

Durante la Segunda Guerra Mundial se exilió en Suiza entre 1943 y 1946.

En 1950 Gio Ponti y Piero Fornasetti decoraron el Casino de San Remo y la pastelería milanesa Dulciora.                    .

En 1951, Gio Ponti y Piero Fornasetti realizaron la decoración interior para casa Lucano. El mobiliario parecía estar dominado por la decoración de Ponti, pero hacia la sala de estar se podía ver la decoración de Fornasetti, con estanterías llenas de libros y objetos trompe-l’oeil. El deseo de conseguir un “diseño total” era algo innato en la obra de Fornasetti para crear un espacio teatral y mágico.

En 1952 colaboraron en los interiores del famoso y magnífico transatlántico Andrea Doria.

Uno de sus proyectos conjuntos más importantes fue la serie “Architettura“, una colección de mobiliario diseñada por Gio Ponti y decorada con motivos arquitectónicos -inspirados en el pasado- de Piero Fornasetti, que fue mostrada en la Triennale de 1951.

En su casi inabarcable producción de muebles y objetos desarrolló un inconfundible lenguaje visual. Piero Fornasetti diseñó por ejemplo mesas redondas que decoró con pinturas trompe-l’oeil de instrumentos musicales o grandes soles.

Para Fornasetti, una sola idea proporcionaba suficiente inspiración como para crear infinitas versiones. De hecho, una gran parte de sus trabajos son constantes evoluciones de temas concretos.

Son muchos los motivos que utilizó –soles, monedas, instrumentos musicales, arlequines–, pero el más famoso y con el que se le asocia de inmediato, su firma (un verdadero icono de su obra), es el bello y enigmático rostro de una mujer, la cantante de ópera (soprano lírica) Lina Cavalieri, cuya imagen descubrió hojeando una revista francesa del siglo XIX.

A partir de 1952, convertida en su musa, transformó el rostro de la Cavalieri “como él deseaba“, y lo utilizó en todo tipo de piezas : en platos, vasos, pisapapeles y candelabros, creando y produciendo una serie de más de 350 variaciones que llamó “Tema & Variazioni“.

La variación no es sólo un noble esfuerzo o un ejercicio musical, sino también una tradición intelectual y el virtuosismo de la imaginación“, declaró Gio Ponti.

“¿Qué me inspiró para crear más de 300 variaciones con la cara de una mujer?“, se pregunta el diseñador italiano, Piero Fornasetti. “No sé“, admite, “empecé a hacerlas y nunca me detuve“.

A Fornasetti le encantaba guardar éstas piezas, sus imágenes favoritas, y colgaba 300 platos de porcelana en el baño de su galería, todos con variaciones de éste mismo tema.

Otras características comunes en su trabajo incluyen el uso intensivo de blanco y negro, el sol y el tiempo. Su estilo estuvo fuertemente influido por la arquitectura griega y romana, pero Piero Fornasetti no se limitó a los motivos del estilo Novecento (inspirado en el neoclasicismo) y desarrolló un estilo ecléctico.

Piero Fornasetti también utilizó motivos ornamentales y pictóricos del Renacimiento temprano, e incluso fue influenciado por el surrealismo y la pittura metafisica.

Los biombos, con su función de elemento arquitectónico móvil, intrínsecamente teatral e ideal para trucos ilusionistas, es uno de los objetos escogidos por Fornasetti (a partir de los años cincuenta) fascinado por su linealidad y por ser ideal para la decoración y el trompe-l’oeil.

¿Cómo podría contar mis historias y hacer que el objeto…. fuera útil al mismo tiempo?…. He diseñado biombos con motivos interminables, pero en su mayor parte son una forma de permitirme contar algunos de mis sueños”.

En la década de 1980, el trabajo de Piero Fornasetti se hizo enormemente popular entre los diseñadores posmodernos.

El legado del artista italiano lo mantiene hoy su hijo Barnaba Fornasetti, quien continúa desde el Atelier con las rigurosas técnicas artesanales de producción, en las re-ediciones limitadas que se hacen cada año.

Barnaba es el responsable también de las llamadas reinvenciones, nuevos diseños que utilizan, no obstante, los elementos e imágenes del archivo histórico de Fornasetti y que se pueden encontrar, junto con piezas clásicas, en el showroom de la firma en Milán.

En 1970 Piero Fornasetti abrió una tienda propia en Via Montenapoleone, donde las legiones de fans y admiradores de sus diseños, lúdicos e imaginativos, todavía hoy pueden comprarlos.

Hoy en día el estilo de Piero Fornasetti se puede ver en multitud de productos como bufandas, corbatas, lámparas, muebles, platos de porcelana y otros objetos similares.

Barnaba también es el co-autor del libro “Fornasetti : El Universo Completo”, publicado en 2010 por Rizzoli, junto con Mariuccia Casadio y Andrea Branzi.

En 2014, con motivo de los 100 años del nacimiento de Piero Fornasetti, la Triennale de Milán acogió una exposición para celebrar la vida y la obra del artista milanés que ha llegado a ser conocido en el mundo como un ilusionista y un maestro del ornamento.

Comisariada por su hijo Barnaba, “100 años de práctica de la locura” (Cento anni di follia pratica) examina la vasta carrera del pintor, grabador, diseñador, coleccionista, artesano y galerista de fecunda imaginación, creador aproximadamente de 13.000 objetos.

Piero Fornasetti (pág. web).

Designer Piero Fornasetti.

Piero Fornasetti y silla “Lux Gstaad”.

Compartir: