Färg & Blanche

Färg & Blanche

Färg & Blanche. Estudio de Diseño y obras de arte de edición limitada.

Färg & Blanche es un estudio de diseño con sede en Estocolmo (Suecia) fundado en 2010 por el diseñador sueco Fredrik Färg y la diseñadora Emma Marga Blanche (Francia).

Fredrik Färg proviene de una familia de artesanos y se formó durante dos años como ebanista. Después estudió diseño de interiores en la Escuela de Diseño HDK y manualidades en Gotemburgo.

Admirador del diseñador de moda británico-turco Hussein Chalayan y del fallecido Alexander McQueen, siempre tuvo también una fuerte inclinación hacia la moda.

Por su parte, Emma M. Blanche, de madre artista y profesora de arte, estudió arquitectura de interiores y diseño en L’Institut Supérieur des Arts Appliqués de París.

Después de varios años trabajando en solitario, en 2010 decidieron unirse para crear una visión de diseño complementaria que fusionara sus conocimientos sobre técnica y estética.

Pareja profesional y personal, Färg & Blanche han crecido laboralmente juntos y tienen su base de operaciones en un garaje subterráneo de 300 metros cuadrados en Södermalm (Estocolmo).

Éste espacio funciona tanto como una sala de exposiciones/showroom -donde muestran su trabajo- como un lugar de experimentación práctica o taller/laboratorio muy bien equipado -con máquinas de diferentes tipos- en la parte posterior.

Primero investigamos en nuestro taller y luego nos gusta mucho estar en la fábrica, muy cerca de los profesionales que tienen el conocimiento específico“.

Conocidos por su sentido experimental se mueven sin esfuerzo entre los objetos exclusivos hechos a mano y los producidos industrialmente, sin perder nunca su toque lúdico y a la vez distintivo.

En los últimos años, Färg & Blanche se han consagrado con objetos que desafían las posibilidades de la cerámica, la madera y los textiles.

En el caso de la madera y los textiles, se han hecho visibles a través de lo que ellos denominan “Wood Tailoring“, un innovador proceso de ensamblaje que realizan con unas máquinas de coser especiales y que empezaron con una colección de accesorios (bolsos, porta-lápices y componentes de escritorio).

Se dice de ellos que “visten las piezas”; piezas que arman como si fueran puzzles y que han conquistado a firmas de mobiliario tan prestigiosas como BD Barcelona Design; Gärsnäs; Petite FritureZero, o Design House Stockholm.

Para Färg & Blanche la búsqueda de nuevos procesos de producción se ha convertido en su motor para lograr objetos visualmente atractivos, confortables, duraderos y realizados con la dedicación y el cuidado de quien ama y respeta el oficio, algo que además forma parte de la tradición del diseño nórdico, pero que ellos llevan un paso más allá.

Atraídos por desarrollos innovadores Fredrik y Emma mantienen una actitud que llaman “un viaje artesanal para nadar contra corriente”.

A pesar de estar inmersos en la cultura y el diseño escandinavo, el estudio introduce una nueva visión contemporánea basada en la experimentación y la revisión de conceptos tradicionales.

Su trabajo desprende su gusto por la libertad, por lo que intentan alejarse de los dogmas preestablecidos que pueden llegar a ser demasiado estrictos.

No obstante, los proyectos de Färg y Blanche comparten pilares fundamentales del diseño nórdico como la inspiración en la naturaleza, la importancia otorgada a la calidad del material y la atención a los detalles.

La principal fuente de inspiración del estudio reside en la industria de la moda. Desde sus primeros trabajos hasta sus últimos lanzamientos, el tejido y la relación de éste con la estructura ha sido fundamental.

Estamos fascinados con el textil y con todo lo que puede hacerse con él. Sobre todo con la fibra, un elemento que no es sólo una superficie, sino que puede ser parte de la construcción: podemos doblarla, darle forma, colorearla…“.

Cuanto más sabemos acerca de los textiles más nos gusta trabajar con ellos. Miramos mucho lo que pasa en el campo de la moda, cómo se confecciona la ropa, la artesanía y el entorno que la rodea. En realidad Fredrik, cuando tenía 20 años, dudó entre ser diseñador o sastre“.

Sus proyectos, por lo general de líneas marcadas y con detalles gráficos, se centran en la artesanía textil y la innovación técnica de este sector, dando como resultado piezas que parecen auténticos trajes destinados a desfilar por las principales pasarelas internacionales.

Inspirándose en la extravagancia de los conceptos, y los procesos propios de éste mundo, les permite desarrollar proyectos sorprendentes.

Con su aclamada butaca clásica “Emma” para Gärsnäs (2013) y desarrollada como una familia de muebles, Fredrik y Emma mostraron cómo sus experimentos en diversos materiales también podían aplicarse a la producción en masa.

Emma” es una butaca cosida a mano, hecha a medida, donde la costura sirve como decoración y función, y se le agrega un toque femenino al vestir las piernas con calzas.

El mismo año que se lanzó el sillón, también mostraron la colección “F-A-B“, que se basa en una silla con estructura simple sobre la que se le añaden diferentes fundas textiles intercambiables y hechas a mano, que modifican por completo la forma de la silla y las connotaciones estéticas de la misma.

Las sillas son realizadas por una de las fábricas de sillones vibradores más antiguas que todavía están en actividad en Suecia, mientras que los vestidos son hechos a mano en el atelier del dúo de diseñadores.

Färg & Blanche no suelen utilizar telas con patrones gráficos, si no que emplean las costuras, la superposición de planos y las diferentes transiciones de material para crear impactantes entramados que caracterizan al proyecto.

Entre algunos ejemplos de esta filosofía se encuentra la luminaria “Moon” para la firma Zero, una lámpara realizada a partir de una tela metálica doblada que refleja la luz sobre su superficie creando efectos destelleantes.

Los taburetes de su colección “Succesion“, son un conjunto de piezas mullidas y tapizadas (cuero y textiles que han sido atados con cuerdas) que exhiben las marcas de la tensión de un conjunto de cuerdas que ya no están, pero que deformaron la pieza al ser horneada.

En cuanto a la paleta cromática utilizada, el estudio se decanta por la utilización de colores básicos como el negro, el blanco y sobretodo, el gris.

Algunos colores tierra se suelen reservar para ciertos complementos textiles y, recientemente el grupo ha explorado diversas tonalidades cercanas al azul, desde el cyan hasta una elegante mezcla con verde oscuro.

Otros trabajos interesantes de Färg & Blanche son las luminarias “Rhubarb“; la colección “Re Coverd“; el sillón “Coat” para la firma Materia, o los contenedores “Scott” y el revistero “Skyscrape” para la empresa David Design.

Después de coser en madera, el dúo de diseño sueco-francés ha sido el primero en crear muebles con la innovación “Metal Stitching”, que consiste en coser metal directamente con una máquina de coser.

Es en este ejercicio de ensamblaje estético, pero funcional, donde éste dúo han encontrado su discurso creativo:

Llevamos muchos años probando con lo que llamamos la costura extrema para mobiliario, siempre empujando los límites de lo que es posible. Para dar ese paso adelante tuvimos que invertir en una máquina muy cara. Y lo hemos logrado“.

Esta técnica demuestra que hay una nueva manera de unir materiales de diferente dureza. No sabemos si es revolucionaria, pero hay que reconocer que esta técnica es parte de nuestra identidad y de nuestro ADN“, comenta Emma.

Más allá de su creación y desarrollo, el valor de este proceso de construcción-confección es el papel de la costura en sí misma, que forma parte del objeto como función y como decoración.

Con una gran habilidad artesanal, las distintas uniones y trazos de la aguja no solo compactan sus obras sino que también dan vida a patrones, con un valor estético, que se puede recrear una y otra vez según el movimiento que se le imprima al surco del dibujo.

Las puntadas representan un mapa topográfico y generan un patrón orgánico que simula el crecimiento de la madera”, señalan los creadores.

Färg & Blanche presentaron esta innovadora idea en la Feria de Estocolmo de 2014 como un proyecto conceptual.

Detrás había cientos de horas dedicadas a crear prototipos con un acabado perfecto. Su apuesta era encontrar a un productor que asumiera el paso del trabajo manual y exclusivo a la producción en serie.

BD Barcelona aceptó el reto, y así llegó la silla “Couture” (2016): versión perfeccionada y nacida de una costosa máquina de coser, que luego se ajustó y mejoró haciéndola más resistente.

Ambos creadores tienen ambiciones más allá del mobiliario: “Estamos apostando por proyectos de arte y piezas únicas que nos permiten más libertad para crear. Ambos aspectos, el artístico y el lado experimental, son importantes para nosotros y son, además, la base de nuestra colaboración con las empresas“.

Queremos ser parte del futuro, conservando viva la tradición del conocimiento artesanal, pero combinándolo con la alta tecnología. Y esto como punto de partida, porque también nos interesa la moda y el interiorismo“.

Con una visión abiertamente moderna, en el corto “Longing To Fly / Longing To Fall” (2014) -en colaboración con la arquitecta y músico Erika Janunger y el coreógrafo / bailarín Oskar Frisk– crean muebles que con la danza y la melodía construyen una compacta narración visual. Un ejercicio estético que explora la noción del espacio, cercano a esa idea utópica del arte total.

Sus sillas “RE-cover” están representadas en la colección del Museo Nacional de Estocolmo, y en 2012 colaboraron en una exposición con la firma de moda, liderada por la diseñadora japonesa Rei KawakuboComme des Garcons, en Japón.

Emma y Fredrik han comisariado varias exposiciones como: “20 designers at Biologiska“; “Beyond Couture“, o la bellamente coreografiada “Design Walk“, así como la ejecución de impactantes proyectos de arte, eventos y conferencias.

El estudio Färg & Blanche cuenta además, con una producción de muebles exclusivos con la que colaboran con diversas galerías de ciudades como Nueva York, Milán y Tokio.

En 2016 Färg & Blanche fueron galardonados como “Diseñador del año” por la revista Residence, y también fueron selecionados para el premio Maison & ObjetTalents à la carte” (2016) para representar a Suecia.

En 2017, Färg & Blanche presentaron su último trabajo en la Semana del Mueble de Milán -con más de 10 nuevos productos- en una gran exposición individual que resumía su enfoque de sastrería en el diseño de muebles con nuevas técnicas de metal cosido.

Los 200 metros cuadrados del Teatro Arsenale se transformaron durante una semana en un laboratorio experimental que cuestionaba y exploraba la relación y la atracciones opuestas entre los materiales duros y blandos, los métodos de producción y las formas.

Estudio Färg & Blanche (pág. web).

Estudio Färg & Blanche.

Färg & Blanche, y sillón de la serie “Metal Stitching” de la exposición individual “Armor mon Amour” presentada en la Milan Design Week 2017.

Compartir: