Doriana y Massimiliano Fuksas

Doriana y Massimiliano Fuksas

Doriana y Massimiliano Fuksas. Artistas, arquitectos y diseñadores.

El Estudio Fuksas, con sede en Roma, París y Shenzhen (China), está dirigido por los “artistas” re-convertidos en arquitectos y diseñadores, Doriana y Massimiliano Fuksas.

Antes de la arquitectura, yo quería ser pintor, nunca arquitecto… sólo un artista“, declara Massimiliano Fuksas.

Doriana dice : “No empecé desde la arquitectura, antes había estudiado Historia del Arte. Esto es importante porque antes de la arquitectura estudié la historia de la arquitectura… Después de esto estudié arquitectura con otra visión. No es que ahora piense clásicamente pero las proporciones, los colores y los materiales influyen en tu forma de pensar“.

Doriana y Massimiliano Fuksas cuenta en su Estudio de arquitectura con un personal de 170 profesionales, han trabajado en los cinco continentes, completado más de 600 proyectos, y han recibiendo numerosos premios internacionales.

Doriana y Massimiliano Fuksas forman una de las firmas más importantes del mundo que en los últimos 40 años han desarrollado un enfoque innovador a través de una sorprendente variedad de proyectos, desde intervenciones urbanas a aeropuertos, desde museos hasta centros culturales y espacios para música, desde centros de convenciones hasta oficinas, desde interiores hasta colecciones de diseño.

En 1989 abrieron oficinas en París (Francia); en 1993 en Viena (Austria); en 2002 en Frankfurt (Alemania), y en 2008 en Shenzhen (China).

Massimiliano Fuksas (1944, Roma, Italia) es arquitecto y diseñador. Su padre era judío lituano, y su madre católica era la hija de un padre francés y de una madre austríaca.

A principios de los años sesenta, trabajó para Giorgio de Chirico en Roma. También trabajó durante un tiempo para Archigram en Londres, y para Henning LarsenJørn Utzon en Copenhague.

Se licenció en 1969 en arquitectura por la Universidad La Sapienza de Roma, donde fundó su estudio de arquitectura Granma (1969 – 1988) con Anna Maria Sacconi.

A partir de 1985 trabaja en sociedad junto con su esposa, Doriana O. Mandrelli Fuksas y con la que ha tenido tres hijas (Elisa, Lavinia y Priscilla).

A finales de los años ochenta adquiere una gran notoriedad en Italia y Francia, gracias a proyectos como el Nuevo Cementerio de Orvieto (1990); el Ayuntamiento y la Biblioteca de Cassino (1990), y en Francia la Mediateca de Rézé (1991), y la Escuela Nacional de Ingeniería de Brest (ENIB) (1992).

Durante muchos años ha dedicado especial atención al estudio de los problemas urbanos, y en particular de los suburbios. De 1994 a 1997 fue miembro de las Comisiones urbanísticas de Berlín y Salzburgo. Y desde junio de 1997 es asesor de la I.F.A. (Institut Français d’Architecture).

Desde enero de 2000, escribe la columna de arquitectura de la publicación semanal L’Espresso, creada por Bruno Zevi.

En el año 2000 fue el Director de la VII Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia, y con el cambio de siglo ha concentrado su práctica profesional en la realización de obras públicas con amplia repercusión internacional.

Así por ejemplo, la nueva Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Shenzhen Bao’an, que su empresa diseñó y construyó en 2008-2013 -con el apoyo del diseño paramétrico de la firma de ingeniería Knippers Helbig– es un ejemplo sobresaliente para el uso del diseño paramétrico y las tecnologías de producción en un edificio a gran escala.

Es profesor visitante en varias universidades como la École Spéciale d’Architecture en París, y la Universidad de Columbia de Nueva York.

Doriana O. Mandrelli Fuksas nació en Roma y se graduó en Historia de la Arquitectura Moderna y Contemporánea en la Universidad de Roma La Sapienza en 1979. También ha obtenido una Licenciatura en Arquitectura de la ESA (École Spéciale d’Architecture) de París.

Ha dado clases en el Instituto de Historia del Arte de la Facultad de Letras y Artes, y en el Departamento de Diseño Industrial Itaca de la Universidad La Sapienza de Roma.

Trabaja con Massimiliano Fuksas desde 1985, y desde 1997 es directora del sector Fuksas design.

En 2002 recibió el título de Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres de la Repubblique Française. Y de 2014 a 2015 fue, con su esposo, la autora de la columna de Diseño en el periódico italiano La Repubblica.

En Julio de 2017 Doriana y Massimiliano Fuksas concedieron unas declaraciones a la revista designboom en su estudio de Roma, donde hablaron sobre su visión de la arquitectura y lo que significa ser un artista.

Para Doriana y Massimiliano Fuksas su firma tiene la filosofía de la expresión, en contra de la estrategia. “No creemos en la estrategia… Emoción y estrategia son opuestos. No creemos que se tenga que utilizar la estrategia para la emoción. Tal vez se puede usar la emoción para la estrategia, pero nunca la estrategia para la emoción“.

Según Massimiliano, ante los avances tecnológicos, y cómo influyen en su práctica profesional, declara: “Solo tienes el futuro… Para mí, la arquitectura es el arte del olvido. De lo contrario, se vuelve nostálgica… Tienes que olvidar todos los días lo que hiciste el día anterior“.

La tecnología es “una amiga y una gran ayuda para nosotros. No tenemos miedo de usarla. Tu tienes que vivir con la vida de hoy. Vivir con la vida y no contra ella. Siempre piensas en lo que puedes hacer por el futuro. Lo importante es cuánto damos a los demás y no cuánto nos dan los demás“.

Para Doriana y Massimiliano Fuksas una buena arquitectura puede ayudar a mejorar la vida de las personas.

Si vives en un lugar horrible, en una casa que no es tan agradable, no te sientes bien, es mucho más difícil… No es el monumento lo que es necesariamente importante. La casa es lo que es importante. Y creo que habrá mucho trabajo por hacer con respecto a las nuevas casas… Las casas que tenemos ahora no son para los jóvenes con nuevos teléfonos inteligentes y con toda la tecnología a su alcance“.

Doriana Fuksas dice que “La tecnología está cambiando la manera que vivimos. El hombre es parte de la red“.

Doriana y Massimiliano Fuksas hablan de los proyectos en los que están trabajando también fuera de su Estudio pero no es porque quieran hablar de trabajo. “Es simplemente normal ya que el trabajo es la vida, y por lo tanto la vida profesional y la vida privada se fusionan”.

En cuanto a los proyectos de diseño, hacen desde pequeños objetos -como una joya- hasta grandes proyectos, “lo que hace que el trabajo sea mucho más interesante”.

Pero siguen procesos parecidos para ambos casos, para los proyectos de arquitectura y los de diseño siguen un proceso similar en cuanto al planteamiento creativo.

Doriana y Massimiliano Fuksas (pág. web).

Fuente : designboom

Designers Doriana y Massimiliano Fuksas.

Doriana y Massimiliano Fuksas, y la lámpara “Charlotte” (2017) para la firma Slamp.

Compartir: