DimoreStudio

DimoreStudio

DimoreStudio. Estudio y Galería de diseño y decoración.

El italiano Emiliano Salci y el estadounidense Britt Moran es el dúo que está detrás de la firma de diseño de interior DimoreStudio de Milán; que tienen su sede en la misma dirección, en la Via Solferino, desde 2003.

DimoreStudio fue fundado por Salci y Moran por una necesidad explícita de imbuir de una identidad más sofisticada a aquellos que desean distinguirse trascendiendo las fronteras de las modas.

Evitando el uso de formas banales o provocativas, en DimoreStudio son capaces de crear una identidad de contrapuestos y de fuerte impacto, con signos simples pero sofisticados, mezclando suavidad y rigidez, luz y oscuridad; espacios evocadores de tiempos lejanos y distantes.

Britt Moran nació y creció en Asheboro (Carolina del Norte, Estados Unidos) que tiene una rica tradición en mobiliario, y Emiliano Salci creció en Arezzo (Toscana, Italia) donde su padre poseía una tienda de diseño.

Ambos vienen de familias con conexiones en el mundo del interiorismo. Moran atribuye su amor a los muebles más clásicos al entorno donde se crió. “Hay una verdadera tradición de piezas de caoba y highboy que recuerdo de mi infancia“, relata. Su padre dirige una empresa llamada L & M Floor Covering.

Después de estudiar biología en la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, Moran planeaba convertirse en médico, pero antes de ir a la escuela de medicina decidió tomar un año sabático y terminó en Milán enseñando inglés. “Se suponía que iba a ser por un corto tiempo para aclarar mi cabeza, pero me enamoré de todo aquí“, dice.

Salci procede de Arezzo, donde su padre tenía una tienda de muebles llamada Art, que vendía marcas internacionales como De Padova, Knoll y Vitra.

También desarrolló un amor temprano por la moda : “Siempre me apasionaba ver los colores“, recuerda. Además Salci frecuentaba el mercado de pulgas local que se celebraba el primer domingo de cada mes, y donde a menudo veía a Miuccia Prada y a su esposo, Patrizio Bertelli.

A sus 20 años, se hizo cargo de la tienda de su padre y la convirtió en una tienda de concepto similar a Moss, en Nueva York, con una colección muy selecta de objetos de diseño contemporáneo.

Cuando la tienda fue descubierta en 2000 por Giulio Cappellini, le pidió a Salci que se convirtiera en su director artístico, y durante tres años colaboró ​​en proyectos en la línea de Jasper Morrison y de Tom Dixon.

Fue durante este tiempo cuando los amigos los presentaron a ambos. Moran había pasado de enseñar inglés a trabajar como diseñador gráfico, y hubo una sinergia inmediata.

Sus personalidades son complementarias. “Emiliano es bastante efusivo y pródigo, y por lo tanto muy italiano, ……mientras que Britt, que es estadounidense, tiene cierto rigor y un encanto casi inglés.”

Salci contrató a Moran para colaborar en un proyecto de un hotel en Shanghai, que nunca se llevó acabo, y para una villa privada en Cerdeña para Giulio Cappellini.

Dos años más tarde, en 2003, fundaron DimoreStudio y en 2006 lanzaron su línea de mobiliario, que consta de mesas, iluminación, sillas y estanterías, todas hechas artesanalmente en Italia. “Tratamos de basar la colección en cosas que son difíciles de encontrar cuando estamos haciendo apartamentos, y que esperamos que otras personas encuentren necesarias para sus hogares“, señala Moran.

Moran y Salci eligieron el nombre “dimore“, que en italiano significa “viviendas“, porque evoca viejas casas italianas de estilo clásico y se adecua a la noción que se tiene de su trabajo, siempre arraigado en una cierta tradición. “Existe un vínculo perpetuo entre su pasado y el futuro“, dice Nina Yashar, propietaria de la galería de diseño Nilufar en Milán.

Su trabajo es muy moderno y, sin embargo, también con una inclinación ligeramente histórica“, coincide Hélène Dubrule, directora general de Hermès Maison, que contrató a Moran y Salci para crear la decoración para una presentación de productos para el hogar en 2014, en París.

Durante muchos años, la mayoría de sus trabajos eran residencias privadas cuyos dueños no querían que fueran publicadas, pero hace relativamente poco tiempo una serie reciente de comisiones de alto perfil ha hecho que DimoreStudio empiece a ser ampliamente conocido y muy demandado.

Cuando fundaron en 2003 DimoreStudio solo tenían un empleado. Hoy supervisan a un equipo de 20 personas en una oficina maravillosamente atmosférica, al igual que el resto de su trabajo. También DimoreStudio se ha expandido y es una Galería para exponer la colección de muebles que diseñan.

El carácter creativo, con un cierto toque dramático de DimoreStudio, se dedica a encontrar una convivencia armoniosa entre el diseño, el arte, la arquitectura y la moda, materializando mundos totalmente únicos que traspasan las fronteras entre éstas disciplinas.

Los objetos creados por los “maestros del diseño histórico” (Saarinen, Osvaldo Borsani, Gae Aulenti, …) conviven con materiales recuperados y otros objetos “a medida” para crear y forjar una atmósfera particular, un camino visual y emocional intemporal.

Un lenguaje inspirado en un conjunto de alquimias emocionales hechas de elecciones inesperadas, preservación, invenciones, luces, lacas y oxidaciones; una estética sin cortapisas donde cada objeto tiene su propio poder y expresiva “razón de ser“, mientras que representa una parte del conjunto como protagonista.

Cuando se trata de interiores, se inspiran en la obra de Carlo Scarpa, Giò Ponti y Portaluppi. Salci también ama a Mies van der Rohe (“él es más neutral, más contemporáneo“, dice Moran) y ambos confiesan un cariño por la iluminación de Achille Castiglioni y Angelo Lelli, así como los diseños de los años 50 y 60 que son reeditados por el italiano Empresa Azucena. Su objetivo, afirman, es crear espacios cálidos, acogedores y tranquilizadores.

También quieren que sus espacios se sientan como si hubieran estado allí siempre, y abrazar la idea de un estilo teñido de nostalgia. “Es agradable tener muebles, texturas o telas que te recuerden cosas de cuando eras más joven“, admite Moran.

Pero sus interiores no son convencionales. Siempre hay un giro, ya sean patrones audaces en los suelos y/o tejidos, o un enfoque arriesgado de color. “Me gusta cuando hay elementos de ruptura“, dice Salci.

El resultado es una estética que no sólo es asombrosamente bella, sino también única.

DimoreStudio (pág. web).

Fuente (Introspective Magazine).

DimoreStudio.

DimoreStudio, formado por Britt Moran y Emiliano Salci (en la foto, en uno de sus interiores) y pieza “Conversation colours” para el Museo Delacroix (París).

Compartir: