Carlo Mollino

Carlo Mollino

Carlo Mollino. Arquitecto, diseñador y apasionado por la fotografía y las carreras.

Carlo Mollino (1905-1973, Turín, Italia) fue hijo de ingeniero y seguramente por esto durante su juventud se fue interesando cada vez más por disciplinas como la arquitectura, el diseño de mobiliario, la aeronáutica y hasta los coches de carreras.

Pero a la vez por otras tan dispares como la fotografía (con su famosa serie de polaroids de desnudos femeninos), el esquí o el ocultismo.

Inició su carrera como arquitecto en 1930, diseñando una casa en Forte dei Marmi por la que recibió el premio G.Pistono.

Entre 1933 y 1948 trabajó con su padre y participó en varios concursos de arquitectura. Una frase que se le atribuye y que parece marcó su estilo de trabajo es : “Todo está permitido, con tal de que sea fantástico“.

Su obra se caracteriza por el predomino de las líneas sinuosas y aerodinámicas y por la reinterpretación moderna de las técnicas artesanales.

Su estilo arquitectónico, muy influenciado por la arquitectura de Alvar Aalto y Erich Mendelsohn, ha sido definido como neobarroco o neoliberty. ya que huyó del racionalismo y de todo lo que éste representaba e implicaba.

Mollino fue un entusiasta del esquí, y escribió el libro “Trattato sul Discesismo”. También diseñó casas de montaña como la Casa del Sole en Cervino, o en 1948 la Estación de invierno del Lago Nero en el Valle de Aosta.

En 1952 diseñó el Auditorio de la RAI, en Turín (restaurado en 2006) y en 1954 el coche de carreras “bisoluro“, con el que participó en las 24 horas de Le Mans.

En la década de los años 60 dirigió en la ciudad de Turín al equipo de arquitectos encargados del diseño del distrito INA-Casa, y además la Cámara de comercio y el Teatro Regio, también en esta ciudad; que fueron dos de los edificios que le harían famoso y le darían prestigio internacional.

Sus diseños de muebles fueron en su mayoría encargos particulares hechos para proyectos de interiorismo con el predominio de las formas orgánicas y líneas sinuosas, muy alejadas del racionalismo predominante de esa época, consiguiendo un estilo influenciado por el aerodinamismo, el Art Nouveau, y por los arquitectos Alvar Aalto y Antoni Gaudí.

Uno de sus diseños más destacados fue el escritorio Scrivania Cavour (creado en 1949 para la Casa Orengo). En el año 2005 la pieza original fue subastada en Christie’s de Nueva York por un precio de 3 millones 824.000 dólares, cifra que representa el récord en subastas de mobiliario del siglo XX.

El diseñador Carlo Mollino desarrolló una técnica compleja para la construcción de sus muebles para que la estructura pareciera liberada del peso del material.

El escritorio Scrivania Cavour da a entender cómo funciona, y cómo está construido este mueble precisamente con la técnica desarrollada por Mollino, ya que se compone de tres volúmenes que se perciben como independientes pero a la vez dialogan entre sí conformando un todo.

Teatro Regio (pág. web).

 

Arquitecto y diseñador Carlo Mollino.

Carlo Mollino.

Compartir: