Hella Jongerius

Hella Jongerius

Hella Jongerius. Diseñadora industrial y textil.

Hella Jongerius (1963, De Meern, Utrecht) es una diseñadora industrial holandesa.

Ingresó de la Academia de diseño Eindhoven en 1993. Ese mismo año fundó su propio estudio de diseño llamado Jongeriuslab en Róterdam.

En 2008 trasladó su estudio a la ciudad de Berlín, y desde 2012 trabaja para Vitra (Basilea, Suiza) como directora de arte para colores, textiles y superficies.

Con su estudio Hella Jongerius ha trabajado en diseño textil, cerámica y mobiliario, conciliando en su trabajo los elementos propios del diseño industrial con la tradición cerámica y textil.

La sensibilidad estética de la diseñadora se explica como una relación de opuestos : industria y artesanía, tradición y contemporaneidad, high tech y low tech. La combinación, muchas veces contradictoria, de los materiales da lugar a creaciones donde la textura y la materialidad de los acabados se convierten en protagonistas.

En el estudio de diseño Jongeriuslab han desarrollado proyectos independientes y han creado productos para grandes clientes como : Maharam (Nueva York); KLM y Royal Tichelaar Makkum (Países Bajos); Vitra (Suiza), e IKEA (Suecia).

En 1994, Hella diseñó la serie de jarrones Soft urn and soft vase en poliuretano, para Droog Design.

Más tarde, en 1998, hizo la colección B-set, vajilla intencionalmente imperfecta producida industrialmente para Royal Tichelaar Makkum.

Un año después, Jongerius creó la silla de espuma Kasese y la silla Sheep para Cappellini (Milán).

En el año 2002, diseñó el candelabro Crystal frock para Swarovski (Londres) y la serie de tapicería Repeat para Maharam (Nueva York).

Dos años más tarde, en 2004, creó los platos AnimalBowls para Nymphenburg Porcelain Manufactory (Múnich, Alemania).

En 2005, diseñó el sofá asimétrico Polder, sofá icónico de Vitra, así como los jarrones PS Jonsberg para IKEA (Suecia). En el año 2006 volvió a trabajar para Vitra, con la Worker chair.

Hella Jongerius piensa que crear algo completamente nuevo no es la única forma de diseñar, para ella un cambio de piel pude llevar a que el objeto no sea el mismo.

Es por esto que uno de los campos en los que más destaca es el diseño de textiles, y también es la razón por la que trabajó para el Museo Vitra en el desarrollo de una biblioteca de color, la Vitra Colour & Material Library, un sistema que permite combinar de forma versátil materiales y colores en la extensa colección de productos de la empresa.

Hella Jongerius ha escrito un libro sobre esta compleja labor titulado : “I Don’t Have a Favorite Colour”.

Los cambios de patrón, textura y colores cobran gran importancia en su forma de diseñar, pues dan un nuevo significado al producto.

Esta diseñadora disfruta explorando nuevos materiales, así como dándole un nuevo uso a otros que actualmente se emplean de forma distinta. A diferencia de la mayoría de diseñadores industriales, Jongerius no sigue un método riguroso, pues para ella el diseño se va dando en el proceso.

La diseñadora incorpora conscientemente la artesanía en el diseño industrial porque el trabajo manual otorga imperfección a las piezas, pero también personalidad y veracidad.

La investigación que hace Hella Jongerius sobre los colores, los materiales y las texturas siempre es provisional -con todas las posibilidades abiertas en un proceso que podría ser iterminable- aunque su aspecto es el de un producto terminado y/o semi-acabado.

Esto es aplicable a todos los diseños de Jongeriuslab, ya que todos los productos son el resultado de una etapa final pero al mismo tiempo transmiten que son parte de algo mayor, con un pasado y un futuro incierto.

Lo inacabado y lo provisional “ocultan” las huellas del proceso de creación y el potencial “revelado” de materiales y técnicas. A través de este método de trabajo, Jongerius no sólo celebra el valor del proceso sino que también compromete al usuario en su investigación.

Precisamente como piensa en la experiencia del usuario con el producto, diseñó los interiores de cabina de negocios para el primer Boeing 787 Dreamliners de la aerolínea KLM, pensando en reducir la incomodidad que una persona experimenta al permanecer muchas horas seguidas sentada dentro de un avión.

Los viajeros aéreos a menudo se sienten como engranajes insignificantes en una máquina bien engrasada, donde cada asiento es idéntico, excepto el número“, dijo un comunicado del estudio de la diseñadora para la revista dezeen.

Jongerius se enfocó en mejorar la experiencia del pasajero, creando un ambiente hogareño con colores cálidos y variados y reemplazando el plástico por otros materiales que tienen texturas más atractivas“.

Ella se esforzó por la unidad estética, evitando señales contradictorias y ofreciendo un aspecto fresco y contemporáneo“.

Las obras de Hella Jongerius se han expuesto en museos y galerías de todo el mundo como el Design Museum (Londres); la Galerie kreo (París), y la Moss Gallery (Nueva York).

Hella Jongerius (pág. web).

Diseñadora Hella Jongerius.

Hella Jongerius sentada en una silla “East River” para Vitra, y cuenco con Hipopótamo de la familia “AnimalBowls” para Porzellan Manufaktur Nymphenburg.

Compartir: