Formafantasma

Formafantasma

Formafantasma. Investigación conceptual, diseño de productos e iluminación.

Studio Formafantasma está formado por un dúo de diseñadores italianos, Andrea Trimarchi (1983, Sicilia) y Simone Farresin (1980, Vincenza), con sede en Amsterdam (Países Bajos).

Simone Farresin se empezó a interesar por el diseño a una edad temprana, cuando estaba en la escuela secundaria; Andrea Trimarchi cuando empezó en Florencia el primer año de arquitectura.

Trimarchi después decidió profundizar en el campo del diseño porque lo consideraba más interesante que la arquitectura. “En Sicilia creo que la gente todavía no sabe que diseño“.

La colaboración conjunta de ambos en el diseño de productos se empezó a desarrollar en el Master de la Design Academy de Eindhoven, donde se graduaron en Julio de 2009.

Desde entonces, Formafantasma ha desarrollado con éxito un enfoque atrevidamente conceptual y un bagaje coherente de trabajo caracterizado por la investigación de materiales experimentales y explorando temas como la relación entre tradición y cultura, tratando enfoques críticos sobre la sostenibilidad y sobre la importancia de los objetos como conductos culturales.

Creo que es importante que estemos en Holanda porque para nosotros es como un cubo blanco… donde tenemos tiempo para pensar, mientras que en Italia el diseño está en todas partes“, reconoce el dúo de diseñadores.

No hablamos holandés, así que no entendemos lo que la gente dice a nuestro alrededor. Nuestro estudio de diseño es una pequeña burbuja y nos gusta mantenerlo así“.

Su trabajo, a pesar de ser los dos italianos, no refleja lo que está pasando hoy en día en el diseño italiano. “Así que eso es seguro que es una ventaja para nosotros“.

Su obra investiga el rol actual del diseño artesanal y tradicional, con énfasis en la relación entre cultura local/tradicional y globalización, sobre todo teniendo en cuenta que los límites de la cultura están en constante re-definición y actualización.

Uno de los objetivos más importantes de su trabajo es el de aportar un fundamento crítico al concepto de diseño, creando un diálogo entre usuarios y objetos, industria y artesanía, arte y comercio.

Una parte íntima de la forma de trabajar de Studio Formafantasma es que a pesar del elemento crítico y la valentía en exponer temas “políticos” como la inmigración, el colonialismo, o el fin de la “era del plástico“, lo primero que se percibe de su trabajo -de los objetos que producen- son las formas extrañamente hermosas y seductoras.

Más tarde, cuando se hace una mirada más detallada, es cuando se perciben éstas otras capas que hay debajo, lo que hay detrás de esas formas atractivas.

Creo que es también donde nuestro trabajo es diferente de la generación radical más antigua, donde fueron mucho más brutales en su enfoque“, reconoce Simone.

Studio Formafantasma percibe su papel como un puente entre el arte, la industria, el objeto y el usuario, por lo que están interesados ​​en forjar vínculos entre su trabajo, basado en la investigación y una posición crítica, y la producción industrial.

Para Andrea “Italia tiene realmente grandes educadores, pero nunca te dicen que investigues quién eres tú como diseñador. Todo está a punto para que te conviertas en una herramienta para la industria. No para cambiar el sistema, sino para convertirte en parte de él… pero es extraño, porque la historia del diseño italiano no es esa. Sus tutores en la universidad eran Archizoom, que eran radicales, locos, proponiendo ciudades imposibles“.

Esperamos que diferentes personas empiecen a trabajar cada vez más de maneras diferentes. No sólo pensando en la producción industrial, y preguntándose más quiénes realmente quieren ser como diseñadores“, dice Simone.

Aun así no están en contra de la idea de que sus “procesos de pensamiento” puedan terminar en un objeto de producción en masa.

Para ellos el trabajo con una empresa se trata “en realidad de una colaboración. Nuestro trabajo está a menudo basado en el contexto, por lo que lo que nos interesa es realmente colaborar… Estamos realmente interesados ​​en no aplicar un sistema sino en colaborar con las empresas“.

Como dice Simone “Nos gusta mucho más cuando hay un desafío y cuando incluso te dan restricciones. Porque entonces se puede comenzar una discusión“.

El proceso de diseño de Studio Formafantasma es un proceso realmente intenso que pasa por imágenes (mapas de imágenes de cosas existentes), textos (“lo primero que hacemos es escribir un texto… con largas discusiones”) y de investigación material.

Después de esto el dúo de diseñadores lo que hace es casi un proceso de condensación de elementos, “es casi más un proceso de moderación. No se trata de creatividad, o de hacer bocetos, o de un impulso salvaje… es más un proceso de refinar ideas y preguntarse cuál es la decisión correcta, qué elemento mantener y qué elemento no aplicar. Así que es una especie de proceso lento”.

Ya sea diseñando para un cliente o investigando aplicaciones alternativas de materiales, Formafantasma emplea, en cada uno de los proyectos que emprende, la misma atención rigurosa al contexto, el proceso y al detalle. El matiz añadido que utilizan Andrea y Simone es que lo hacen enlazando con las fuerzas históricas, políticas y sociales que les han dado forma.

Lo que estamos tratando de construir es una actitud y no un estilo o una obsesión por ciertas cosas específicas. Cuando se trabaja con las compañías, especialmente al principio, hay un contexto específico que también es necesario respetar. Las empresas italianas tienen una enorme herencia que es necesario conocer para enfrentarla de nuevo y entender cómo encajar“.

Es importante empezar primero con un producto… Entonces, a partir de ese momento es cuando se puede comenzar a confiar en los demás, porque la relación que se puede construir con las empresas italianas es realmente un tipo de relación personal…es un proceso de conocerse primero personalmente“.

Las obras y los planteamientos de Studio Formafantasma han sido encargados por una gran variedad de marcas como Fendi; Max Mara Sportmax; Hermès; Droog; J & L Lobmeyr; Giustini / Stagetti Galleria O. Roma; Lexus, y Flos.

Su trabajo ha sido presentado y publicado internacionalmente y muchos museos han adquirido los diseños de Formafantasma para sus colecciones permanentes como el Victoria & Albert de Londres; el MoMA y el Museo Metropolitano de Nueva York; el Art Institute de Chicago; el Textiel Museum de Tilburg y el museo Stedelijk de ‘s-Hertogenbosch en Holanda; el MUDAC de Lausanne, y el MAK Museum de Viena.

En marzo de 2011, Paola Antonelli, conservadora y curadora principal del Departamento de Arquitectura y Diseño del Museo de Arte Moderno de Nueva York, y la prestigiosa crítica de diseño Alice Rawsthorn, incluyeron a Studio Formafantasma entre los que darán forma al futuro del diseño.

Andrea y Simone dan conferencias y presentan talleres en varias universidades e instituciones. Actualmente están enseñando en los Departamentos de “Bienestar” y “Diseño Contextual” de la Academia de Diseño de Eindhoven.

Desde octubre de 2016, están a la cabeza de la Licenciatura de Diseño en el Programa MADE en Siracusa (Italia).

Con motivo de la celebración de Euroluce 2017, Studio Formafantasma presentó “WireRing” y “Blush lamp“, diseñadas para la empresa de iluminación Flos, y que además son los primeros objetos producidos industrialmente del Studio.

Studio Formafantasma está muy interesado en la tecnología “ahora es nuestro momento perfecto para trabajar con la industria. Creo que la industria de la iluminación, por ejemplo, está cambiando con los sistemas OLED y LED… hay nuevos materiales y tenemos que encontrar alternativas para el plástico. Es un momento emocionante“, reconoce Andrea.

La relación que los seres humanos tienen con la luz trasciende una dimensión funcional y se convierte en emocional. “Las lámparas están diseñadas para iluminar el mundo con brillo, pero también con la intimidad de la sombra… la calidad de la luz no puede medirse únicamente a través de su intensidad“.

La “lámpara de color rubor” hace uso de una tira Led y un trozo de vidrio dicroico para colorear reflejos brillantes en las paredes que responde a la falta de saturación de color durante los meses de invierno. Con su diseño sobrio, y el uso meticuloso de la luz y el color, ésta lámpara recrea el recuerdo de un largo día de verano.

WireRing” se compone exclusivamente de dos elementos separados, un cable eléctrico tipo cinturón hecho a medida y un anillo que contiene una tira Led. El cable, que a menudo se considera algo para ocultar, es lo que permite la transmisión de la energía al anillo a través de conectores eléctricos.

Ésta lámpara, que revela rasgos esculturales, es un ejercicio de reduccionismo. Sintetizándose a sus componentes más esenciales ofrece más por menos.

Formafantasma (pág. web).

Fuente : Dezeen

Studio Formafantasma.

Studio Formafantasma, formado por Andrea Trimarchi y Simone Farresin, y lámpara “Wire Ring” (2016) para Flos, presentada en Euroluce 2017.

Compartir: