Alvaro Catalán de Ocón

Alvaro Catalán de Ocón

Alvaro Catalán de Ocón. Diseñador industrial de productos y empresario.

Alvaro Catalán de Ocón (1975, Madrid) empezó en 1995 sus estudios de Gestión y Administración de empresas en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en 1999.

Después completó su formación estudiando Diseño de productos en el Instituto Europeo di Design de Milán (2000-2001), y más tarde se graduó con honores en la Central St. Martins de Londres (2001-2004).

Sabía que cuando estudiaba negocios no me interesaba realmente. Pinté e hice esculturas y estaba muy interesado en la arquitectura“.

A raíz del servicio militar, que fue un año de cambio, decidió que seguiría estudiando negocios durante otros dos años más, pero inmediatamente después empezó a estudiar diseño.

De Milán aprendió sobre su vasta cultura de diseño de posguerra, la importancia de la relación entre la marca y el diseñador, y sobre la importancia del concepto y la funcionalidad. Y en Londres entendió como el diseño puede ser una oportunidad para el emprendimiento.

Alvaro Catalán de Ocón diseña muebles, iluminación y accesorios, y su proyecto de tesis “Glow Brick” -un pequeño cubo de resina con una bombilla que estaba destinado a explorar la relación entre escultura y diseño- todavía hoy en día lo fabrica y lo distribuye una firma en el Reino Unido llamada Suck-UK.

Ese fue el proyecto que me permitió comenzar a hacer mis propias cosas“, comenta el diseñador/empresario en una entrevista de 2015 a la periodista Ana Domínguez, para FvF × Zeit.

Su estética limpia y elemental, que a menudo trasluce sensaciones lúdicas, es a la vez sofisticada y rica en experiencias y asociaciones, lo que le convierte en uno de los más singulares diseñadores del panorama español.

Esta estética limpia, relajada y sencilla se traduce en, por ejemplo, lámparas reduccionistas y evocadoras, en las que una bombilla se enciende al colocarla sobre un soporte, como una vela en un candil.

En 2004, Alvaro Catalán de Ocón abrió su propio Estudio de diseño en Barcelona, donde diseñó la lámpara “La Flaca” -ahora producida y distribuida por Metalarte– y ganadora del Design Plus Award (Frankfurt), y finalista de los premios Delta en Barcelona.

En 2009, se mudó a Madrid, donde también da clases (desde 2009) a estudiantes de tesis en el Laboratorio de Diseño de Producto del Instituto Europeo di Design.

Alvaro Catalán de Ocón produce él mismo la mayor parte de sus diseños desde un antiguo espacio industrial -situado en el oeste de Madrid y que además en el pasado había sido una fábrica de lámparas- transformado en vivienda, estudio y taller (en la primera planta) y almacén (en la planta baja).

El taller y el estudio ocupan la parte anterior, junto al acceso, y la sala de reuniones y la cocina actúan de elemento de transición”, dice Álvaro.

Una lámpara Cornucopia junto a la entrada a la vivienda sirve para señalar si se puede acceder o no a la zona privada según esté apagada o encendida”.

En cuanto a sus aficiones Alvaro afirma que ha construido la forma en la que piensa como diseñador alrededor de los libros que le han llamado la atención en un momento dado de su vida.

Compro muchos libros de arte. En cuanto a la literatura, leo más ensayos que novelas. Estos libros son una referencia continua en mi trabajo… Son una forma de hacer un seguimiento de mis ideas“.

Le gusta todo tipo de música. “Bob Dylan es una gran inspiración para mí… Lo que él hace es tan genuino. Él siempre se está reinventando… y no está tratando de hacer música hermosa. Me identifico con eso”.

Como diseñador, no estoy particularmente interesado en la comodidad. Creo que un poco de frío y hambre te mantiene alerta y vivo“.

Alvaro Catalán de Ocón se dio a conocer en el panorama internacional del diseño en 2010, cuando su stand -conjunto con su buen amigo y colega Francesco Faccin– ganó el premio del Salone Satellite en Milán.

Su proyecto más conocido es su lámpara “PET” (concebido y desarrollado entre 2011 y 2012), un proyecto todavía en curso que combina el diseño industrial y las técnicas artesanales tradicionales transformando botellas de plástico recicladas en lámparas únicas.

 

Proyecto todavía en curso -desde 2011-2012- de lámparas "PET" de Álvaro Catalán de Ocón.

Proyecto, todavía en curso desde 2011-2012, de lámparas “PET” de Alvaro Catalán de Ocón.

 

Es un proyecto que ha cambiado la forma en que el diseñador se acerca a la vida y al trabajo. “Como diseñador, al principio“, dice, “siempre te concentras en hacer cosas hermosas. Pero la belleza debe ser inherente a cualquier cosa que hagas“.

Para cada lámpara, artesanos de Sudamérica crean -con fibras de palmeras tejidas a mano y botellas de plástico desechadas- lámparas únicas de un contrastante colorido étnico.

Cuenta Alvaro que “en 2011, fui invitado a Colombia para participar en un proyecto para crear conciencia sobre el difícil problema de la eliminación de botellas de plástico en la Amazonía colombiana“.

Al año siguiente (2012), con el patrocinio de Coca-Cola y la cooperación de Artesanías de Colombia -organización pública cuyo objetivo es mantener viva la artesanía en las comunidades locales- organicé un Taller con la comunidad artesanal de Cauca“.

El cuello de la botella provocó la idea de las lámparas “y un utensilio de bambú pelado que se utiliza en la ceremonia del té japonesa, muy similar a una botella, inspiró la técnica para cortar y tejer el plástico con otras fibras para crear pantallas que siempre son diferentes unas de otras“.

El proyecto se presentó por primera vez en 2013 en la milanesa Galleria Rossana Orlandi, y desde entonces ha sido un éxito creciente que le ha permitido crear la Sociedad de Estudio de Lámpara PET para que el proyecto pueda llegar aún más lejos.

El proyecto se ha vuelto bastante grande y tiene su propia vida. Un esfuerzo social y artístico que continúa evolucionando. Es una forma de conocer gente y de ver el mundo.

Tenemos una organización aquí en Madrid que ejecuta los tres proyectos que tenemos en Colombia, Chile y Etiopía, y se nos acercan diferentes organizaciones y personas interesadas en desarrollar sus propios proyectos en otros países“.

En dos años se han vendido 4000 lámparas de la colección que se hace en Colombia. “La experiencia en Colombia me hizo darme cuenta del potencial de este proyecto, que es tanto social como cultural, y una oportunidad para establecer una micro-empresa, a partir de la cual las comunidades locales puedan beneficiarse económicamente“, comenta el diseñador.

Los artesanos de cada país hacen las pantallas que se ensamblan y cablean en mi estudio de Madrid, donde siete empleados dedican el 70% de su tiempo al proyecto de la lámpara “PET”, y luego las lámparas se distribuyen por todo el mundo“.

El público comprenden de forma retrospectiva la historia de sus creaciones, que “son el producto de un objeto industrial global (la botella de plástico, que tiene una vida útil muy corta) con la habilidad detrás de una producción textil tradicional con fuertes raíces locales“.

La mayoría de la gente compra las lámparas porque les gusta el diseño, y solo más tarde se dan cuenta de que hay una botella dentro“.

Alvaro Catalán de Ocón y sus colaboradores explican a cada comunidad local el proceso de fabricación, y éstas interpretan el concepto de manera individual. “Proporcionamos inspiración sin imponer instrucciones precisas… y ellos a su vez nos muestran sus técnicas“.

Después de Colombia, replicamos el proyecto en Chile, donde los artesanos utilizaron el mimbre. Luego nos mudamos a Addis Abada, en Etiopía, donde trabajamos con una comunidad de mujeres. El diseño de la lámpara se modificó nuevamente para adaptarse a su técnica de tejido en espiral“.

Luego pasé tres semanas en Kyoto, en Japón, donde un periodista nos invitó a trabajar con artesanos locales de bambú“. Éstas lámparas fueron expuestas en The FAB Mind en 21_21 Design Sight de Tokio (2014).

Creo que los diseñadores no deben tener necesariamente un estilo de firma, sino que deben tener un método de trabajo“.

Alvaro dice que: “Mi generación de diseñadores estamos un poco abrumados por la cantidad de cosas que se producen en estos días y por lo mucho que ya se ha hecho. Mi preocupación cuando diseño otra silla u otra lámpara es: ¿debería existir realmente?“.

El proyecto de lámpara “PET” ha sido respaldado con reconocimientos como el premio CODESPA en la categoría de mejor PYME (pequeñas y medianas empresas, 2013); nominaciones al Mejor Producto del Año del London Design Museum (2013), y una nominación para el Delta Award (2014).

El trabajo de Alvaro Catalán de Ocón ha recibido numerosos premios y nominaciones y se ha presentado en varias instituciones, museos y galerías de todo el mundo, que incluyen, entre otros:

La Feria de muebles de gama alta y contemporánea ICFF, Nueva York (2005), y en la ya desaparecida Galería OA de Madrid (2010).

David Gill Galleries, Miami Art Basel (2011); “Spain Alight” en la Semana de Diseño de Tokio (2011); en la tienda de diseño de interiores Mint, Londres (2012); ShowMe Gallery, Portugal (2013), y “Fuera de Serie” en Madrid CentroCentro (2013).

La Galleria Rossana Orlandi, Milán (2011-2014); el premio AD al Mejor Estudio de Diseño Emergente (2014); la exposición “Waterweavers“, Nueva York, Madrid y Washington (2014-2015).

La anteriormente mencionada exposición “The FAB Mind en 21_21 Design Sight“, Tokyo (2014); la exposición individual “Double Game” en la Galería Muñoz-Machado, Madrid (2015), y una nominación para el Premio Alemán de Diseño (2015).

También ha comisariado varias exposiciones, incluida la exposición en 2010: Helsinki-Madrid FINDESIGN / FIN LAND MES (Semana del Diseño Finlandés en el Centro de creación contemporánea Matadero Madrid), co-curada con Pedro Feduchi y Kari Korkman.

Hoy en día combina su trabajo como docente con proyectos en diferentes empresas y con la auto-producción de algunos de sus diseños, como la silla “Home / Office“, donde interpreta la icónica silla de aluminio de Charles y Ray Eames, (1958) -producida en Europa por Vitra– con bordados de flores perfectamente ejecutados por una señora búlgara que vive en Madrid.

El punto de partida de éste diseño/intervención está muy vinculado al concepto de la lámpara “PET“, pero aquí toma un giro casi iconoclasta al añadir los bordados que  transforman un mueble de oficina serio en algo relajado y amable.

¡Hasta el punto de que ganó la aprobación del propietario de Vitra, que incluyó mi versión de la famosa silla en su gama!“, dice el diseñador.

Alvaro Catalán de Ocón (pág. web).

Fuente (FvF × Zeit).

Designer Alvaro Catalán de Ocón.

Alvaro Catalán de Ocón y su silla “Hogar/Oficina“, una interpretación de la icónica silla de aluminio de Charles y Ray Eames (1958) producida por Vitra.

Compartir: