Andrée Putman

Andrée Putman

Andrée Putman. Diseñadora de interiores y mobiliario.

Andrée Putman (1925, Lyon – 2013, París) fue diseñadora de interiores y de mobiliario, y madre de Olivia Putman (directora de arte del Studio Andrée Putman desde 2007).

Odio el lujo pomposo, me intereso por lo esencial, los elementos básicos de las cosas“.

Andrée Christine Aynard, Andrée Putman, nació en una rica familia de banqueros y nobles de Lyon. Su educación artística vino primero a través de la música ya que su madre la llevaba a ella y a su hermana a conciertos y les instó a aprender piano.

Su enfoque cambió cuando le dijeron que nunca sería una virtuosa, lo que le decidió a empezar a estudiar composición en el Conservatorio Nacional de París. Más adelante otro desengaño relacionado con esta profesión -abrumada por la vida de sacrificios que implicaba una carrera musical y que ella había emprendido como tributo a su madre- la llevó a decidir dejarla y empezar a satisfacer su curiosidad y creatividad de otra manera.

A la edad de 20 años tuvo un grave accidente de bicicleta del que estuvo a punto de morir y del que le quedaron secuelas de por vida. Poco después del accidente se liberó definitivamente de su inicial carrera musical y también de la “ilusión” de seguridad que su entorno social le ofrecía y decidió salir a descubrir el mundo. “¿Qué se puede hacer cuando uno no va a la escuela y es un músico que dejó de tocar música?“.

Andrée comenzó a trabajar como reportera para la revista Femina y también trabajó para Elle y L’Oeil (una prestigiosa revista de arte donde aprendió lo que era sofisticado e innovador y amplió su conocimiento de los diseñadores…) y caminaba por el Café de Flore todos los días donde se fijaba en Antonin Artaud, Juliette Greco, Giacometti, Sartre y Simone de Beauvoir…. “gente que parecía libre y emancipada de las convenciones sociales“.

Estos primeros trabajos permitieron a Andrée conocer a muchos artistas e intelectuales. En ese momento no estaba lo suficientemente segura como para expresarse plenamente, por lo que se quedó en un segundo plano para poner el talento de los demás en el centro de la atención.

Sabiendo lo que es “quedarse atrapada en los caminos trillados” se conmovió con “gente cuyo trabajo no se entendía” y sólo deseaba ayudarles y establecer una conexión entre ellos y el resto del mundo.

A finales de los años cincuenta, ella, Andrée Aynard, se casó con Jacques Putman, crítico de arte, coleccionista y editor. Juntos se asociaron con artistas como Pierre Alechinsky, Bram van Velde, Alberto Giacometti y Niki de Saint Phalle.

En 1958, Putman colaboró ​​como directora artística con la cadena minorista Prisunic. Su deseo de poner el arte a disposición de un público más amplio también se convirtió en una realidad a través de Prisunic, ya que organizó con su marido las ediciones de litografías de artistas famosos vendidas por sólo 100 francos (15 €).

Didier Grumbach la vio en 1971 y la contrató para fundar una nueva empresa, Créateurs & Industriels, destinada a desarrollar la industria textil. Su intuición la llevó a dar a conocer a muchos diseñadores talentosos tales como Jean-Charles de CastelbajacIssey MiyakeOssie Clark; Claude Montana y Thierry Mugler.

A finales de los años setenta, Créateurs & Industriels se declaró en bancarrota y Putman se divorció. En ese momento vivía “en total austeridad, porque ya no sabía lo que me gustaba” como tratando de materializar su intensa sensación de vacío.

Tomando el consejo de su amiga Michel Guy, decidió fundar Ecart, por lo que a la edad de 53 años fue cuando Andrée Putman realmente comenzó la carrera que la hizo mundialmente famosa, de Hong Kong a Nueva York.

Con Ecart comenzó recuperando a los diseñadores olvidados de los años treinta : René HerbstJean-Michel FrankPierre ChareauRobert Mallet-StevensGaudíEileen Gray…. “Mi única preocupación era interesar al menos a diez personas” pero sus muebles no interesaron a diez, sino miles de personas.

En 1984, el diseño interior del Morgans Hotel en Nueva York -donde reafirmó su estilo con habitaciones sobrias y efectos visuales- que marcó un punto de inflexión en la carrera de Andrée Putman al lograr hacer un hotel de alto estándar con un presupuesto pequeño.

A partir de los años ochenta, dirigió cada vez más proyectos de diseño de interiores : hoteles como Le Lac en Japón; Im Wasserturm en Alemania y el Sheraton en Roissy-Charles de Gaulle en París; Tiendas para Azzedine AlaiaBalenciagaBally y Lagerfeld; Oficinas como la del Ministro de Cultura francés Jack Lang en 1984; y museos como el CAPC, o el Museo de arte contemporáneo de Burdeos.

En 1997 Andrée Putman creó su estudio epónimo –Studio Andrée Putman especializado en diseño de interiores, diseño de productos y escenografía, y cuando imaginaba objetos no trataba de re-diseñar lo que ya había sido perfectamente diseñado por otros en el pasado.

Tenemos que aceptar que muchas cosas ya no se pueden mejorar -o muy poco- y si cambiamos, tenemos que añadir humor, desapego…. lo que me interesa : una broma en una colección o un signo de complicidad“.

En 2003, lanzó su propia línea de mobiliario “Préparation meublée” donde las piezas fueron irónicamente denominadas “Croqueuse de diamants“, “Jeune bûcheron“, “Bataille d’oreillers” (Pelea de almohadas).

En 2004 crea el hotel de Morgans en Manhattan y el balneario azul en el Hotel Bayerischer Hof en Munich. En 2005 Guerlain elige al Studio Putman para re-diseñar su tienda insignia en los Campos Elíseos.

En 2007, comenzó una nueva era cuando la hija de Andrée, Olivia Putman, aceptó hacerse cargo de la dirección artística del estudio, un deseo que su fundadora había expresado durante mucho tiempo.

Nos dimos cuenta de que el tiempo y la fama de Andrée convirtieron nuestro apellido en un adjetivo y Olivia desea perpetuar el eclecticismo y la curiosidad que su madre siempre reclamó“.

En 2008 presentó Voie Lactée (“Vía Láctea”), el famoso piano de cola que diseñó para Pleyel, el fabricante de pianos más antiguo de Francia.

En octubre de 2009, una nueva monografía dedicada a la carrera de Andrée Putman fue publicada por Rizzoli Editions.

En 2010, el Ayuntamiento de París homenajeó a Andrée Putman al ofrecer una gran exposición sobre su carrera, para la que Olivia fue curadora. El evento “Andrée Putman, embajadora de estilo” atrajo a más de 250.000 visitantes.

Andrée Putman siempre se vio a sí misma y a su carrera como proyectos perpetuamente inacabados :

He tenido tantas ocasiones de empezar a creer en mí misma…. y nunca lo haré. Estoy protegida por muchos ángeles de cualquier autoestima, de la capacidad de sentirse contenta de una misma. Tal vez eso también me da una cierta capacidad de asombro por el mundo, como un niño delante de un árbol de Navidad“.

Ésta capacidad de asombro “es algo que está muy marcado en mi vida, y tal vez es lo que me abre a otras personas, y a nuevos emprendimientos y experiencias….en francés, tenemos una bonita palabra para eso, partant : ready to go, estoy siempre lista“.

Andrée Putman (pág. web).

Disenadora Andrée Putman.

Andrée Putman y el piano “Voie Lactée” (2008) para Pleyel, el productor de pianos más antiguo de Francia.

Compartir: