Gabriella Crespi

Gabriella Crespi

Gabriella Crespi. Artista, interiorista y diseñadora de mobiliario y objetos suntuosos.

Gabriella Crespi (1922 – 2017, Milán, Italia) fue una diseñadora de culto y una de las mujeres más deseadas e imitadas de la Italia de los años 70.

Crespi fue una figura única en el mundo de la decoración -al igual que sus muebles/joya y sus objetos de factura artesanal- que a lo largo de su extensa y prolífica carrera diseñó más de 1.500 muebles, esculturas, joyas y accesorios.

Profundamente influenciada por la obra de Le Corbusier y Frank Lloyd Wright, empezó a estudiar arquitectura en 1944 en el Politécnico de Milán, donde en ese momento sólo estudiaban unas pocas mujeres más.

Conoció a Giuseppe Maria Crespi, el heredero de una de las familias más ricas de Italia, en el Club de Tenis de Milán y se casó con él a los 26 años.

Su familia política era dueña de una imponente empresa textil y del Corriere della Sera, el mítico periódico de la ciudad lombarda.

Durante décadas, Gabriella Crespi basculó entre el mundo de la jet set -en el que le había tocado crecer- y la creatividad, la soledad y la espiritualidad que ella necesitaba.

Gabriella esperó hasta finales de la década de 1950 (después de tener a sus hijos) para atreverse a diseñar, crear y comercializar -a nivel mundial- joyas, muebles y otros objetos (entre el diseño y la abstracción escultórica) y lanzar sus propias colecciones que pronto conseguirían muchos seguidores fieles.

Primero se inventó joyas de bronce con fósiles y piedras incrustadas, que sus amigas adoraban y que pronto empezaron a encargarle.

Gracias a su concepción e ideas siempre originales, a las formas articuladas y a la asombrosa capacidad de transformar objetos añadiendo aberturas, cierres y cambios de función, Gabriella Crespi conquistó muy pronto la escena internacional, y todavía hoy sigue inspirando la creatividad de las generaciones de artistas actuales.

En las décadas de los años 60 y 70 Crespi tuvo muchísimo éxito y atrajo la atención entre la jet set internacional con sus muebles multifuncionales, a menudo inspirados por la naturaleza, mezclando materiales humildes y preciosos, y creando formas geométricas suavizadas por superficies sensuales.

Crespi unió formas simples y modernas, casi futuristas, con materiales preciosos; adelantándose a su tiempo al trabajar con artesanos para crear series de edición limitada que ahora se subastan en la sala Piasa de París.

Sus piezas salían de los talleres de los más reputados metalistas y ebanistas de Italia. Trabajaba normalmente por encargo, sin límite de presupuesto, y su obra es lujosa, elitista, pero de formas austeras y sin artificios.

 

Gabriella Crespi Large Fungo Table Lamp from Rising Sun Series.

Showroom de Gabriella Crespi en el Palazzo Cenci (Roma) © Gabriella Crespi Archive y lámpara de mesa “Large Fungo” de la serie Rising Sun.

 

A principios de los años 60, estableció una entusiasta relación creativa con Maison Dior, especialmente en el contexto de los accesorios de hogar y de mesa.

Y a partir de los años 70, con muebles de bambú, madera, mármol, espejo o plexiglás, aunque sus materiales fetiche siempre fueron el latón, el bronce y el acero inoxidable.

En el año 1968 diseñó su primera mesa, la “Plurimi“, cuyo nombre pretende ser un homenaje al artista Emilio Vedova (1919 – 2006), la pionera de una larga serie con el mismo nombre, que fue seleccionada para representar al diseño italiano en una exposición en Dallas.

Después llegaron la “Magic Cube“, “Dama“, las lámparas “Kaleidoscopes” y las figuras “Lune“.

Su primera producción de objetos, la colección “Small Lune“, eran esculturas de acero con forma de luna, en las que las influencias clásicas convergían y se transformaban.

En 1970, la hija de Gabriella, Elisabetta, comenzó a colaborar con su madre (a partir de aquí sería su ayudante durante años) en la famosa e icónica serie Plurimi.

Sus muebles metamórficos (mesa “2000“, la mesa “Dama“, la mesa “Rompecabezas“, el diván “Quick“), que resultan un juego de volúmenes y posibilidades evolutivas de su forma, cambian en el espacio en función de la luz y del ambiente.

Entre 1970 y 1975 se acercó al arte y creó sus obras más importantes con la técnica de la cera perdida, entre ellas la escultura “My Soul” (1974), sus famosas esculturas decorativas “Animali” (esculturas de animales en bronce que revelan la atención constante de Gabriella al mundo natural); “Joyas“; “Gocce Oro“, y la lámpara “Fungo” (1973), uno de sus mayores éxitos.

Entre 1972 y 1975 diseñó el sofá “Quick Change“; la línea Z (“Z Bar“, “Z Desk“), y la colección de bambú “Rising Sun“, material muy querido por Crespi porque “une la fuerza con la ​​flexibilidad“. Ya casi ya en los años 80 Crespi se inspiró en formas contemporáneas para sus mesas “Yang Yin“.

Las piezas de Gabriella Crespi estaban en las casas de clientes y admiradores tan importantes como Elizabeth Arden, la princesa Grace Kelly, el Shah de Persia y el magnate griego George Livanos. Ella misma fue una musa para el diseñador de moda Valentino.

En 1987, en el punto más alto de su carrera y con sus hijos ya adultos, la diseñadora sorprendió a todo el mundo cuando lo dejó todo y se mudó al pie del Himalaya indio para estudiar con el gurú Sri Muniraj; emprendiendo una nueva vida completamente dedicada a la búsqueda espiritual.

Esta decisión se convirtió en un exilio auto-impuesto de 20 años que, en todo caso, hizo que sus piezas fueran aún más buscadas por los coleccionistas.

En 2005 Crespi regresó a Italia y volvió a vivir en su lujoso piso de un céntrico palacio milanés. Allí siguió usando enormes pamelas y gafas de sol, y escribió un libro de espiritualidad oriental: “Ricerca di Infinito, Himalaya“, que fue publicado en 2007.

Aunque la formación es importante en cualquier actividad creativa, la chispa está dentro del artista. Como dijo un antiguo crítico de arte chino, lo esencial crece en el silencio del alma”, declaró Gabriella Crespi.

En 2008, creó para Stella McCartney una re-edición limitada de parte de su colección de joyas de los años 70.

Los ingresos fueron donados al Shree Baba Haidakhan Charitable and Research Hospital en Chilianaula (Himalaya), una institución especializada en el cuidado de los ojos que fue fundada por Sri Muniraji.

En 2011, el Palazzo Reale realizó una gran exposición antológica a Gabriella Crespi : “La Señal y el Espíritu“, que fue un homenaje a una figura prominente de la creatividad italiana que ha dejado una marca permanente en la cultura del diseño de nuestro tiempo.

En abril de 2012, se creó Gabriella Crespi S.r.l con el objetivo de promover las nuevas creaciones de los artistas/diseñadores. En el mismo año se creó el Archivio Gabriella Crespi -dentro de la compañía- dirigido por su hija Elisabetta.

En 2013, se presentó una nueva edición limitada de la mesa “Scultura” en una nueva versión de mármol negro belga.

Con ocasión del Salone del Mobile 2015, Gabriella Crespi presentó “New Bronze Age“, una serie de nuevas ediciones limitadas de sus obras clásicas, pero realizadas por primera vez en bronce.

En 2016, Gabriella Crespi realizó su último trabajo: el escritorio “Wave“. Y el 14 de febrero de 2017 murió en su casa de Milán.

Como dijera Cesare Cunaccia: “El camino creativo de Gabriella Crespi no es más que una urgencia del alma, un movimiento incluso catártico y necesario,…. estos extraordinarios muebles, objetos y esculturas, no pueden ser entendidos -con su doble significado de pura abstracción y espejos emocionales- sin comprender primero la historia personal de Gabriella“.

Gabriella Crespi (pág. web).

Fuente (AD)

Diseñadora Gabriella Crespi.

Gabriella Crespi y mesitas “Lotus Leaves” (de la década de los años 70).

Compartir: