Kelly Wearstler

Kelly Wearstler

Kelly Wearstler. Diseñadora de mobiliario e interiores.

Kelly Wearstler (1967, Carolina del Sur, Estados Unidos) es una diseñadora estadounidense que tiene un enorme éxito entre las celebrities de Hollywood.

Diseñó por ejemplo, y entre otras, las casas para clientes como Gwen Stefani, Cameron Diaz y Stacey Snider y estuvo como jurado en todos los episodios del reality show Bravo Top Design de 2007 y 2008.

Según el New York TimesLos diseños lúdicos y elegantemente exagerados de Kelly Wearstler para el Avalon Beverly Hills cambiaron la apariencia de los hoteles boutique alrededor del mundo” y sus diseños para la cadena hotelera Viceroy a principios del 2000 también fueron muy influyentes posteriormente.

Kelly Wearstler ha publicado cuatro libros, y el primero, Modern Glamour, fue nombrado un best-seller por Los Angeles Times en 2006.

El interés de su madre por el diseño (era anticuaria) tuvo una gran influencia en Kelly a una edad muy temprana, ya que ella y su hermana mayor acompañaban a su madre a tiendas de segunda mano, subastas y mercados de pulgas cuando eran jóvenes.

Asistió al Massachusetts College of Art en Boston y se licenció en diseño de interiores y diseño gráfico. Poco después llevó a cabo prácticas en firmas de diseño como Milton Glaser en Nueva York.

Wearsler se trasladó a Los Ángeles con 25 años con la esperanza de trabajar en la industria cinematográfica; y durante un tiempo trabajó como asistente de producción y asistente de director de arte.

En 1994, mientras trabajaba como camarera en un restaurante de Beverly Hills, Wearstler fue captada por Marilyn Grabowski, que en ese momento era una editora de fotografía para Playboy y le ofreció ser Playmate del mes de septiembre bajo el nombre Kelly Gallagher.

Ella utilizó el dinero que le proporcionó ese trabajo para pagar préstamos de estudiante y para ayudar a comenzar su negocio de interiorismo. En 1995 Wearstler inauguró su propia firma de diseño Kelly Wearstler Interior Design (KWID).

Al año siguiente le presentaron al promotor inmobiliario Brad Korzen (su marido desde 2002), quien la contrató para diseñar su casa en las colinas de Hollywood y varias propiedades residenciales propiedad de la compañía Korzen Kor Realty Group.

La primera de las residencias era el hotel Avalon en Beverly Hills, que reabrió en 1999 con los apartamentos llenos de piezas de Arne Jacobsen, Eero Saarinen y George Nelson, con un estilo descrito por la prensa como “una versión juguetona del movimiento moderno de mediados del siglo XX“.

Su trabajo en el Avalon y el Maison 140 le condujo a una sucesión de proyectos para hoteles boutique y resorts de lujo -que no ha decrecido hasta hoy- con la estética “muy teatral” del viejo Hollywood.

En 2007 fue nombrada en la lista Top Ten Best Dressed de Vogue, y también ese año TIME la nombró en su lista de los 100 profesionales creativos internacionales.

En 2007 Wearstler abrió una boutique en el departamento de muebles para el hogar de Bergdorf Goodman, y en 2008 introdujo una línea de artículos decorativos para casa para estos mismos almacenes.

A finales de 2008 comenzó a trabajar en una línea de joyas, bufandas, bolsos y cinturones, con planes para expandirse en una línea de ropa de mujer.

En 2011 fue nombrada por la revista Architectural Digest en su lista Top 100. La versión francesa de la publicación también la nombraría en la lista de los mejores diseñadores de interiores del mundo.

En la primavera de ese mismo año anunció su propia línea de moda Kelly Wearstler. En 2015 la revista Wallpaper la nombró una de sus Top 20 diseñadores de interiores.

A principios de 2015, Brad Korzen lanzó oficialmente Proper Hotels, una nueva cadena de hoteles que intentará “crear un ambiente culturalmente sólido y mantener intactos algunos elementos de los grandes hoteles clásicos“.

Wearstler fue anunciada como la diseñadora de interiores para un número de propiedades próximas al hotel, incluyendo localizaciones en Los Ángeles, Santa Mónica, Brooklyn, Miami, Napa Valley y Austin.

Ha diseñado una línea de ropa de cama para ser vendida en Bloomingdale’s.

También su primera colección integral de muebles Kelly Wearstler -producida por la compañía EJ Victor– se lanzó en octubre de 2015 y en marzo de 2016 una “edición exclusive” de sus diseños empezó a venderse en los exclusivos almacenes Harrods de Londres, lo que sería para Wearstler “un sueño hecho realidad“.

En junio de 2016, Elle Decor la nombró en su Lista de los mejores diseñadores del mundo por segundo año consecutivo.

Sus casas y hoteles de aspecto “Hollywood Regency, abrazan el modernismo orgánico de los artesanos, como el ceramista Stan Bitters, y crean habitaciones inspiradas en los años 70 que brillaban con vidrio y metal“.

El periódico Los Angeles Times, en 2012, describía su estilo como maximalista y decía que ella había sido una de las responsables en traer “lo decorativo de nuevo al diseño de interiores y mezclar diseños modernos e históricos“.

Elle Decor escribió en 2015 que : “Kelly Wearstler encapsula la sofisticación contemporánea y el ingenio, con un guiño al pasado y al futuro con una mezcla totalmente personal que se adapta a cada trabajo“. Además Wearstler fue de las primeras en re-descubrir el estilo Midcentury Modern, mucho antes que la exitosa serie de televisión Mad Men.

Como diseñadora de interiores, Wearstler tiene a Peggy Guggenheim y Doris Duke como sus iconos de estilo; encuentra inspiración en el movimiento moderno y el viejo glamour de Hollywood creado por Dorothy Draper y William Haines.

Su diseñador favorito es Jacque Grange, en parte por “la forma en que pone juntas de forma tan bella cosas de diferentes períodos“, y también nombra a David HicksMark Rothko y Piero Fornasetti entre sus influencias estéticas.

Ella ha citado además la obra del arquitecto Aldo Rossi como otra influencia, así como los artistas Sheila Hicks y Yaacov Agam.

Kelly cree que en la decoración del hogar el desorden es un gran error; así como “alguien que compra todos sus muebles en un mismo lugar. El resultado es plano, no tiene profundidad ni dimensión, es como un showroom“.

También ha criticado la tendencia de “demasiados muebles de tamaños demasiado grandes” ya que “para crear un diseño exitoso se necesita jugar con diferentes escalas“.

Kelly Wearstler (pág. web).

La diseñadora Kelly Wearstler.

Kelly Wearstler sentada en su “Souffle” Chair y un mueble de storage.

Compartir: