Interiores de casas. Interiores contemporáneos en un palacete

Interiores de casas. Interiores contemporáneos en un palacete

La mayoría de las personas no disfrutan de interiores de casas palaciegas y lujosas.

Es seguro que para la mayoría de los seres humanos lo habitual no es el poder disfrutar de un palacete en el que vivir, ni habitemos unos interiores de casas epatantes.

Interiores de casas lujosas y con relumbrón las vemos todos los días en algunos canales de televisión que nos muestran como viven las clases privilegiadas y con posibles.

Si se tiene la suerte de tener una propiedad así, por méritos propios o por rango abolengo, lo más probable es que no se quiera tocar demasiado, o directamente nada de la decoración existente, para no alterar la riqueza y suntuosidad patrimonial.

Los interiores de casas aristocráticas suelen estar llenos de muebles y objetos que van con la propiedad, y que dificulta intervenir y hacer algo distinto que altere lo ya hecho.

Si la casa señorial necesita alguna reforma, es obligado incluso por ley la conservación de todos los elementos protegidos y de valor que contenga.

Cualquier intervención que se haga, por mínima que sea, suele conllevar un considerable presupuesto y el máximo cuidado, esmero y minuciosidad en los trabajos que se realicen.

En este proyecto de interiorismo la transformación es exclusivamente epidérmica, y no se ha tocado nada de la rica decoración original existente.

Toda la intervención es superficial y reversible, aunque obviamente no es lo que se pretende cuando se acomete un proyecto de decoración de interiores, pues todos aspiramos a que nuestro trabajo guste y perdure.

Interiores de casas. Interiores como showrooms

Es fácil, cuando la base de la que partimos y la puesta en escena de origen es espectacular, que a poco que se haga el resultado sea bueno.

Los interiores de casas con solera e “importancia” facilitan mucho cualquier intervención; aunque también lo puede complicar todo mucho más.

En este palacete con bustos a la antigua, con techos altísimos y habitaciones enormes lo que tenía sentido es aprovechar y sumar tanta riqueza y exuberancia a favor del proyecto.

No teniendo estrecheces ni limitaciones en cuanto a metros cuadrados, las habitaciones suntuosas nos pedían dedicar parte de los espacios a modo de Galería de arte, o showroom expositivo.

Cuando el planteamiento es éste, el protagonismo tiene que ser para las piezas, seguramente de gran valor pecuniario y -ya que el entorno lo permite- muy expresivas e impactantes en lo que comunican, en volumen y forma.

Pero también muchos de los muebles se pueden disponer de igual manera, y hacer que mantengan un diálogo con las obras muy interesante, enriquecedor y fructífero.

De hecho, hoy en día el mobiliario cada vez va adquiriendo mayor importancia en exposiciones y museos y -al igual que el diseño de moda– está alcanzando una relevancia que hasta hace muy poco tiempo muchos medios y crítica entendida se la negaban.

Interiores de casas con un coche dentro y bloques de hormigón

Aunque en este trabajo de interiorismo realmente solo hay dos obras de arte como tales, una de ellas -la instalación del artista vasco Ibon Aranberri– ocupa toda una habitación de forma exagerada e invasiva.

En este salón palaciego, casi vacío de otros elementos, a excepción de dos butacas azules -estilísticamente un poco en la tradición- de Doshi Levien; se han colocado de una manera muy poco funcional bloques de hormigón o cemento, que pareciera se han diseminado un poco aleatoriamente.

Los bloques se disponen como un campo de minas -o lleno de obstáculos a esquivar- que sin embargo modulan el espacio, lo hacen más interesante, a la vez que complejo, y hasta con cierto aire dramático.

La otra escultura que representa un coche de yeso sobre un pedestal de madera -de Peter Fischli y David Weiss– ocupa toda una esquina de la habitación principal como si se hubiera aparcado allí en batería.

Ambas obras son contundentes y nada tímidas, ocupan su espacio dejando claras sus intenciones de dar una personalidad muy definida a las habitaciones, con un cierto humor irónico y hasta juguetón.

Para desfilar se ha colocado sobre el suelo de tablones de madera en espiga, la alfombra Rabari 1 -de Doshi Levien para Nani Marquina– con una gráfica simbólica y de recuerdo étnico.

A ambos lados se disponen el resto de los muebles como la Butaca Capo, también del dúo de diseñadores anglo-indú, que parece un trozo de fieltro de gran tamaño que envuelve al que se sienta en ella.

La Juju Rendez Vous Sushi Collection de Edward van Vliet, un tradicional y sofisticado sofá revisado de dos plazas, que enfrenta “refinadamente” a los dos ocupantes cara a cara.

Un mueble de gran belleza, impactante y carismático, es el Sideboard Symphony del Estudio Boca do Lobo que ocupa casi toda una pared con su frente dorado y tubular.

En esta estética dorada y lujosa hay otras piezas como la Urna Futura Drip, el Vaso Futura Malachita y la mesita Canaan Accent, todas del diseñador norteamericano Jonathan Adler.

De humilde madera sin barnizar, y como contrapunto opulento a lo anterior -sobre el aparador de los diseñadores portugueses- está la lámpara Transformable Lamp de Arend Groosman. Una pieza alternativa y “cruda”, que hace tomar tierra a tanta opulencia y “exhibicionismo” reflectante.

Por último, la Roma clásica de las molduras y los bustos, se mezcla con el Pop en la lámpara Callimaco de Ettore Sottsassuna pieza ya consagrada por la historia y los museos, lejos de los patrones sobrios y racionales que imperan en muchas estéticas actuales.

Perteneciente al Grupo Memphis, su máximo exponente y fundador fue precisamente éste diseñador italiano que en 1981 creo este grupo con el fin de cuestionar el buen gusto establecido.

El Puff Candy -de diseño propio– es todavía una pieza virtual no fabricada, que mira desde un extremo de la habitación los excesos ochenteros con ganas de materializarse algún día.

Alfombra "Rabari 1" de Doshi Levien para Nani Marquina
Instalacion del artista vasco Ibon Aranberri
"Transformable Lamp" de Arend Groosman
"Sideboard Symphony" de Boca do Lobo
Puf "Candy" del diseñador Jorge Barredo

ETTORE SOTTSASS
“Callimaco Floor Lamp” (1980´s)
www.sottsass.it
www.pamono.com
Design Museum (Londres) designmuseum.org

JONATHAN ADLER
“Futura Malachita Vase”
www.jonathanadler.com

JONATHAN ADLER
“Futura Drip Urn” www.jonathanadler.com

JONATHAN ADLER
“Canaan Accent Table”
www.jonathanadler.com

AREND GROOSMAN
“Transformable” Lamp
arendgroosman.com

BOCA DO LOBO
“Symphony” Sideboard
www.bocadolobo.com/es

EDWARD VAN VLIET
edwardvanvliet.com

“Sushi collection juju rendez-vous”
(2016) 
Bench para Moroso moroso.it

DOSHI LEVIEN
www.doshilevien.com
Alfombra “Rabari 1” para
Nani Marquina nanimarquina.com

DOSHI LEVIEN
www.doshilevien.com
“Capo” para CAPPELLINI www.cappellini.it

DOSHI LEVIEN
www.doshilevien.com
“Open Home” New furniture collection
for John Lewis www.johnlewis.com

JORGE BARREDO
Puf “Candy”

IBON ARANBERRI
Museo reina Sofía
(Madrid)
www.museoreinasofia.es
Galería Elba Benítez (Madrid) www.elbabenitez.com
Museo de Arte Contemporáneo
(Barcelona) www.macba.cat/es

PETER FISCHLI & DAVID WEISS
Museo Reina Sofía
(Madrid)
www.museoreinasofia.es
Barbara Wien Galerie (Berlin)
www.barbarawien.de
Le Case D´Árte (Milano) www.lecasedarte.com
Matthew Marks Gallery
(New York / Los Ángeles)
www.matthewmarks.com

Compartir: